Algo más sobre el “libre albedrío” (y II)

Continuamos en el presente post haciendo consideraciones adicionales sobre el libre albedrío. La postura más extendida entre los científicos es la expresada por neuro-filósofos como Daniel Dennet que son fuertemente deterministas y que no creen que exista diferencia alguna entre mente y cerebro. Como ha dicho alguno de ellos, puede que el mismo Dennet: “no tiene sentido que creamos que la digestión sea producto de nuestro estómago y no creamos que las ideas sean producto de nuestro cerebro”. Muchos de esos científicos y filósofos están al tanto de lo que están diciendo los físicos cuánticos pero no parecen conocer muy a fondo esta materia y se quedan en la idea prefabricada de que lo que pueda ocurrir a nivel sub-atómico no es relevante para la vida a escala natural en la que vive el hombre. Por eso terminamos haciendo una referencia a la mecánica cuántica y a las dificultades de entenderla.

Algo más sobre el “libre albedrío” (y II)
Con la fuerte evolución de las neurociencias en los últimos años el problema del libre albedrío ha vuelto a estar de moda y muchos psicólogos destacados y filósofos — sobre todo los llamados neuro-filósofos –, actuales, han escrito sobre ello. Uno de estos – que por cierto son los que siguen los avances de las neurociencias y se apoyan en ellas para razonar filosóficamente—es Daniel Dennet  (nacido en 1942), un prolífico y extrovertido autor que está continuamente presentando públicamente sus ideas y sobre el que hay múltiples vídeos en youtube. Es fuertemente materialista y determinista pero junto con otro filósofo notable, John Martin Fischer, estadounidense también, es el introductor del llamado “indeterminismo deliberativo” según el cual los procesos de selección y decisión son deterministas pero puede haber alguna indeterminación en las etapas iniciales de dichos procesos en las que se establecen los posibles cursos de acción o alternativas a seguir.
 
También se han ocupado del tema los practicantes de la Psicología Cognitiva,  una rama de la Psicología que se ocupa de los fenómenos mentales relacionados con la percepción, el aprendizaje,  la memoria y el razonamiento.
 
En cualquier caso, y al final, el libre albedrío radica en la consciencia o es producto de ella. Es decir, surge de esa capacidad de introspección profunda que el hombre tiene que le hace ser consciente de todo lo que le rodea y de él mismo y todo lo que lo constituye, incluidos el cerebro, la mente y la reflexión.
 
La cuestión entonces es si la consciencia es algo que surge de la materia, de las neuronas y sinapsis y del paso de los iones a través de las membranas de dichas células, según un proceso que no conocemos pero que de acuerdo con  muchos científicos, conoceremos, o si tiene un origen y una naturaleza distinta, como dicen algunos otros.
 
Daniel Dennet ya se ha apresurado a decir que la consciencia no existe, que es simplemente una ilusión, y también que no hay diferencia entre cerebro y mente, la mente, según él, es el cerebro.
 
Pero algo tienen que decir al respecto los partidarios de la mecánica cuántica en su sentido más ortodoxo, según veremos en los próximos posts.
 
Henry P. Stapp  (nacido en 1928), autor que venimos tratando últimamente en este blog, un físico que ha dedicado toda su vida al estudio de la mecánica cuántica y que conoció y trabajó con algunos los padres fundadores de la misma, como Bohr, Heisenbeg  y Pauli, tiene, como sabemos ya, unas ideas muy distintas a las mencionadas.
 
Cree que según deja claro dicha mecánica nuestro universo a nivel subatómico y de hecho a nivel macroscópico y sideral, es indeterminado, y que la consciencia del hombre, que existe independientemente de la materia, contribuye a la creación de nuestro mundo. El hombre según esto  no es sólo libre para actuar sino que de su consciencia emerge el mundo en el que vivimos.
 
Son asuntos muy complicados con los que venimos luchando lo mejor que podemos en los últimos posts, dedicados al libro de Stapp, “Mindfull Universe”.  
 
Un esfuerzo que puede parecer inútil si tenemos en cuanta lo que dijo, hace unos años desde luego, el famoso, brillante y excéntrico físico americano, ganador del Premio Nobel de 1965, Richard Feynman (1918 – 1988). Recibió el mencionado Premio junto a  Julian Schwinger   (1918 – 1994) y Sin-Ichiro Tomonaga  (1906 . 1979) por sus trabajos en Electrodinámica Cuántica, y es conocido, entre muchas otras genialidades,  por haber  dicho algo así como “que la mecánica cuántica es inentendible y que todo aquel que diga que la entiende está mintiendo”.
 
 

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario