2177679-3035146.jpg

Algunas precisiones sobre la Prospectiva

Al hilo de las dos entregas ateriores relacionadas con el curso de “Prospectiva Tecnoempresarial, Tecnomanagement y Convergencia NBIC” dado el pasado semestre en CEPADE por el autor, algunos lectores me han preguntado si no había resumen de la primera parte dedicada a Prospectiva y Previsión Tecnológica. La hay, sin duda. De hecho hay dos resúmenes, uno para el primer tema y otro para e segundo

El resumen surgió al comentar las intervenciones hechas por dos de los alumnos, Ramón y Mª Eugenia, en los ficheros de tutorías y debate. El primero de ellos insistía en el “condicionamiento” del futuro por el presente y el pasado, e, incluso, en el “condicionamiento” del presente por el futuro imaginado, la segunda precisaba que sería más correcto hablar de “influencia”. Mi respuesta a ambos y a todos los partcipantes fue la siguiente:

Ramón y Mª Eugenia han animado nuestro curso con un interesante debate sobre el tema indicado en el epígrafe. Los dos han explicado sus posiciones y las han acercado de forma notable. Tal como sabemos, y tal como decía un viejo profesor mío, “matiza y no discutirás”.

Los dos han explicado sus posiciones, es decir, han matizado, y se ha alcanzado el consenso casi totalmente. Se podría decir que entre “palabras anda el juego” y las dos utilizadas en este caso, “condicionamiento”, empleada por Ramón, e “influencia”, sugerida por Mª Eugenia, son correctas para expresar lo que se desea decir. No debemos darle más vueltas al tema cuando se llega a este punto.

Lo importante es que hemos debatido sobre la naturaleza de la Prospectiva y de la Previsión Tecnológica que es lo que debemos hacer en este curso. El consenso al que entiendo que hemos llegado es que el pasado afecta al futuro (o a las visiones que sobre él construyamos en el presente) y que éste, adecuadamente utilizado, puede actuar (o llegar a actuar sobre el presente). Todo esto es Prospectiva.

En cuanto a la tecnología, que es en parte sobre lo que se discute, no hay la menor duda sobre dos cuestiones: a) que su impacto sobre la sociedad es muy importante y b) que tiene mucha inercia y que por tanto las tendencias en ellas observadas llevarán al mundo a una determinada situación si no se actúa sobre ellas. Como dice Ray Kurzweil hoy, y yo llevo mucho insistiendo en ello, hay muchas cosas que no se pueden predecir, pero hay tendencias muy robustas en el terreno de la evolución tecnológica. Tendencias que hacen muy fácil la predicción

Estas últimas cuestiones tienen particular importancia en esta semana dedicada, precisamente, a la Previsión Tecnológica. Ayudarán a entender, por ejemplo, por qué yo propongo seguir utilizando la denominación “Previsión Tecnológica”.

Existe un debate histórico sobre el impacto de la tecnología y sobre su determinismo. Manuel Castells, el conocido sociólogo español, por ejemplo, se decanta por el no determinismo de la tecnología, pero yo creo que es bastante difícil actuar sobre las tendencias tecnológicas para cambiarlas y que hemos creado un mundo excesivamente dependiente de la tecnología.

Al mismo tiempo yo creo que el hombre es una flecha en evolución (posición que rechazan, por cierto, grandes científicos y divulgadores como el eminente paleontólogo, biólogo teórico y divulgador, Stephen Jay Gould ) y que como ser biológico, especialmente como ser pensante, no está, ni mucho menos, terminado. Disponemos de habilidades, o fuerzas, como la imaginación, la creatividad, la inventiva y la capacidad teleológica, que nos permiten ser libres en cuanto a la imaginación del futuro deseado y orientarnos hacia su consecución. En ese proceso tenemos la capacidad de actuar sobre la tecnología, sobre cualquier otra tendencia y sobre nuestra propia evolución. Todas estas cuestiones constituyen el sustrato de la Prospectiva.

Para aquellos de nuestro grupo menos interesados en estos temas conceptuales y más en la aplicación de la Prospectiva a temas de Estrategia Empresarial quiero añadir los siguientes comentarios.

1) El futuro y su inercia afecta, influye en o condiciona al presente y sin duda al futuro si cruzamos los brazos y no actuamos. Somos en parte lo que hemos hecho anteriormente en muchos aspectos y lo seremos, tanto más cuanto menos reflexionemos sobre el futuro y menos actuemos en el presente para cambiarlo.

2) El presente, sin embargo, tiene muchas cosas nuevas, muchas dificultades nuevas, muchos retos y muchas oportunidades.

3) Tradicionalmente hemos utilizado los patrones deducidos del pasado para interpretar el presente y actuar sobre él, pero en cuanto a todo lo nuevo que el presente trae consigo no tenemos criterios deducidos del pasado. El análisis que podamos hacer en el presente y todo lo nuevo que imaginemos nos sirve para tomar decisiones y actuar, pero no resulta suficiente ya que la imaginación y la creatividad pueden no despertarse suficientemente con sólo el análisis del presente.

4) Se ha comprobado que la imaginación, la creatividad y la inventiva se disparan de una forma notable con la reflexión hacia adelante que la Prospectiva propone.

5) Traer al presente los futuros imaginados nos sirve enormemente para despertar nuestras mentes y para decidir y actuar sobre los nuevos problemas y nuevos retos. El futuro tendencial y los futuros alternativos posibles “iluminan” enormemente la escena y nos dan argumentos y razones.

En resumen, la búsqueda de estrategias de actuación para una empresa, en todo momento, pero con más motivo en momentos difíciles como los actuales, pasa por imaginar futuros alternativos mejores que el futuro tendencial y orientarse a conseguirlos. Esto es lo que hace todo empresario-emprendedor.

Los debates sobre influencia, condicionamiento , impacto, etc… no son estériles, pero pueden no tener demasiada importancia para alguien que esté formulando hoy la estrategia para su empresa y le interese, por encima de todo, la actuación.

En fin…

Adolfo Castilla

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Resumen sobre Previsión Tecnológica

Post siguiente

Complementariedad e Interrelación

Deja tu comentario