3040844-4333483.jpg

Asuntos Internacionales

Concluimos con esta entrega los posts dedicados a las previsiones de diciembre de 2010 publicadas por la revista The Futurist de la World Future Society. Las predicciones que siguen se refieren, sobre todo, al cambio climático y a los problemas que se pueden crear como consecuencia de ello en las relaciones entre países a nivel internacional. El desempleo de los jóvenes y la elevada pobreza de un porcentaje elevado de ellos también es tratado en lo que sigue.

1) La lucha contra el cambio climático podría unir a los países del mundo o crear rivalidades entre ellos.

En el futuro pueden existir naciones con sistemas de monitorización del medio ambiente más sofisticados que los usen en su propio beneficio, debilitando quizás a un enemigo potencial no avisándolo de un posible calentamiento o, de una forma más concreta, de una tempestad, un tsunami o alguna otra catástrofe natural.

2) La diplomacia internacional del futuro puede enfocarse de forma creciente hacia cómo controlar el clima.

Determinados futuristas especializados en temas relacionados con el clima creen que la geoingeniería puede llegar a ser un imperativo mundial para el año 2015. La manipulación deliberada de los sistemas naturales de la Tierra para mitigar los efectos del cambio climático es muy difícil y podría llevar consigo peligrosos y no intencionados efectos colaterales. Un resultado posible pueden ser las protestas que lleven a la violencia entre países o regiones que sufran consecuencias o tengan necesidades incompatibles unas con otras.

4) ¿Habrá guerras en el mundo relacionadas con las basuras?

El aumento del consumo en el mundo desarrollado llevará a un incremento considerable de deshechos y basuras y a menos espacios en dichos países para alojarlos. A partir de 2025 es previsible que los países en vías de desarrollo que todavía estén recibiendo basuras de los países desarrollados, cierren sus fronteras a tales productos, lo que llevará a los países desarrollados a perfeccionamientos en la producción de energía a través de las basuras y a la mejora de las tecnologías de reciclaje de todo tipo.

5) La población joven mundial crecerá de los 3 mil millones actuales hasta los 3,5 mil millones en el 2020.

Según informes de la Naciones Unidas la mitad de la población mundial menor de 25 años viven con menos de 2 dólares al día. Un creciente porcentaje de esta población corre el riesgo de entrar en bandas de malhechores, caer en las drogas o ser presa del comercio sexual sino se consiguen nuevos enfoques para mejorar su futuro. Expertos en temas legales relacionados con la delincuencia recomiendan programas diversos tales como la vuelta a la educación de los hijos por sus padres, la utilización de mentores y tutores, el entrenamiento en la resolución no violenta de conflictos, la educación del carácter, la colaboración entre familias y comunidades y el apoyo a la Convención Internacional de los Derechos de los Niños de la UNICEF.

6) El poder económico mundial está pasando de Occidente a Oriente.

Si el crecimiento económico actual de Asia se orienta a que más gente quiera vivir según el estilo de vida consumista de Occidente, las tensiones de todo tipo relacionadas con las materias primas y el deterioro del medio ambiente se acelerarán. Un mundo futuro más sostenible puede encontrarse en los valores tradicionales asiáticos no materialistas.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Hacia la ciencia moderna

Implantación de microchips

Deja tu comentario