583283-712068.jpg

Cometarios adicionales sobre la Convergencia Tecnológica NBIC (y II)

Para algunos de esos autores, especialmente para Ray Kurzweil, estamos bajo un proceso de “rendimientos acelerados” que nos puede llevar en un periodo corto de tiempo, a lo que él llama “singularidad”. Una acumulación tal de cambios tecnológicos combinados y una velocidad tal del cambio, que haga necesario un hombre nuevo, mejorado artificialmente en su fisiología y en su inteligencia. De la materia física casi no merece la pena hablar, ya que su manipulación y su dominio será total.

Un hombre de tales características necesitará vivir también en un mundo profundamente mejorado, es decir, un mundo con una democracia mejorada, un mecanismo de mercado mejorado y un sistema de justicia mejorado. De ahí el cambio radical de nuestro mundo y la nueva civilización que algunos anuncian.

Existen en relación con estas cuestiones los optimistas, los pesimistas y los adscritos al “no sabe / no contesta”, con mayoría, de momento, y en países como el nuestro, de los terceros. No se debe olvidar en este sentido los porcentajes elevadísimos de nuestras poblaciones interesados simplemente en vivir y en que las cosas se mantengan funcionando al menos como hasta hora. Porcentajes, por otra parte, que parecen ir en aumento, a pesar de lo que se nos puede venir encima.

Para cualquier país resulta imprescindible hoy posicionarse ante las tecnologías mencionadas y ante los resultados posibles de su convergencia, tanto porque se crea en los cambios radicales pronosticados, como porque, de una forma más tranquila, iremos entrando poco a poco en nuevas economías basadas en las cuatro tecnologías recogidas por el acrónimo NBIC.

Decidir lo que hacer, y saber a grandes rasgos, cómo “desde aquí llegaremos hasta allí”, es un ejercicio recomendable, al cual, como a todo lo que tiene que ver con el futuro, sólo podemos enfrentarnos haciendo uso de la conjetura. El establecimiento de escenarios alternativos es lo más indicado, y a ello se ha dedicado en este trabajo un pequeño esfuerzo. Después de construir tres escenarios tendenciales, significando uno, el “paraíso”, otro, el “infierno, y otro, por fin, el “seguir como estamos”, y después de argumentar sobre sus probabilidades, se opta por un escenario deseable en el que la revolución de la convergencia de las NBIC estará en marcha pero sus impactos serán mucho menores y más lentos de lo anunciado por Kurzweil y otros futuristas .

Para llegar al futuro deseable deducido de tal escenario es muy importante que las empresas que han llevado hasta ahora el peso de la revolución digital sigan activas e interesadas en tal futuro, el cual no se hará realidad sin ellas. Las empresas de ordenadores, las de telecomunicaciones y las que podríamos llamar de Internet, tienen en sus manos el futuro de nuestras sociedades, ya que como se ha argumentado, la revolución digital, las TIC, la Red de Redes, las telecomunicaciones, o la Sociedad de la Información, por decirlo en términos más amplios, constituyen el hilo conductor, el denominador común, el punto de apoyo, o el sustento, de las nuevas revoluciones y de sus aplicaciones.

(Foto arriba: FreeFoto.com)

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario