3167830-45285831.jpg

Conclusiones relacionadas con las hipótesis establecidas en este blog

No se han formulado hasta ahora hipótesis concretas sobre lo que se viene estudiando en este blog, pero alguna intención espero que se esté deduciendo de los posts entregados hasta la fecha. Por si no es así diré que la reflexión intelectual y la ciencia posteriormente impulsada por ella, se han desarrollado en nuestro mundo en paralelo con la invención técnica y con la construcción de utensilios, instrumentos, herramientas, máquinas y aparatos. Han sido dos actividades entendidas como radicalmente distintas durante muchos siglos hasta fechas recientes en las que surge la interconexión de esas dos líneas de actividad humana y en las que la convergencia de conocimientos se ha hecho patente. Todavía existe separación pero cada vez hay más unión y más fertilización mutua.
(Como imagen se ha elegido la Catedral de Burgos, iniciada en 1221, como un ejemplo en el que quizás se unieron las ideas abstratas de la época –relgiosas y de otro tipo– con los conocimientos científicos, las experiencias artesanales y los saberes ténicos, para construir una obra de arte)

Se pensó durante muchos siglos que la reflexión intelectual no tenía nada que hacer ni nada que aportar al mundo de la acción y la supervivencia. Sólo algunos casos puntuales de lo que podrían ser nuestros primeros científicos, los matemáticos (a los que nos referiremos en breve) y quizás los médicos, poniendo sus conocimientos al servicio de actividades prácticas como la defensa de una ciudad y la salud de las personas, han sido recogidos por la historia.

Las conclusiones que cabe deducir de la revisión realizada en los últimos tres posts relativa al progreso técnico en la Edad Media europea son:

1.- La técnica se desarrolló de forma autónoma respecto del pensamiento y la filosofía. Estuvo relacionada con las necesidades concretas (físicas diríamos) de los hombres.

2.- Esa técnica surgida autónomamente de la mano de los artesanos, contribuyó curiosamente a mejorar las reflexiones científicas y el aumento de los conocimientos sobre nuestro mundo físico, sobre todo al comienzo de lo que se conoce como Revolución Científica, de los Galileo, Kepler, Bacon y Newton. El telescopio de Galileo es un ejemplo típico. El invento de este instrumento, su fabricación y perfeccionamiento por parte del mismo Galileo contribuyó enormemente a todo lo que este personaje descubrió sobre la Tierra y el Universo.

3.- Esas figuras históricas y otras surgidas en el Renacimiento (al final de la Edad Media) eran filósofos pero muy interesados en la naturaleza física de nuestro mundo y amantes de máquinas e instrumentos que ellos mismos construyeron en muchos casos.

4.- La unión de la capacidad intelectual del hombre con sus habilidades manuales y su sentido artesanal dio lugar a lo que el hombre ha hecho en los siglos posteriores.

5.- Es una convergencia de conocimientos y habilidades lo que nos hizo avanzar de forma muy destacada en los siglos posteriores. Nuevas convergencias nos están permitiendo avanzar hoy de forma muy destacada.

6.- Los conocimientos científicos y tecnológicos están hoy más interrelacionados que nunca pero todavía existe autonomía entre ellos y todavía el invento y la innovación es una tarea distinta de la ciencia y que tiene, por tanto, sus propias leyes.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario