conocimiento-realidad

Conocimiento y Realidad o Epistemología y Ontología

El presente es el último post dedicado de momento al libro, Mindful Universe, de Henry P. Stapp. Recoge comentarios sobre aportaciones adicionales de von Neumman y de otros físicos conocidos, la mayoría de ellos premiados con el Nobel. Tienen que ver con el papel de la información en las explicaciones de la teoría cuántica y con la existencia de información previa en las cosas antes, incluso, de que el cerebro del hombre se desarrollara los suficiente como para detectarla. Son fenómenos a los que personalmente me siento muy unido y sobre los que he hecho algunas sugerencias. Las cosas están llenas de significado, de semántica y de propósito, aunque nos parezca que todo eso lo aporta el hombre desde su interior.

Conocimientos y Realidad o Epistemología y Ontología
Para entrar algo más en la interconexión “conocimientos-realidad”  hay que recordar que von Neumann en su libro estableció la existencia de los dos procesos siguientes en la actividad de medir la posición y el momento de una partícula subatómica:

Proceso 1. Un proceso no casual en el que el electrón a medir se mueve aleatoriamente ocupando uno de los posibles estados físicos combinados del electrón y del aparato de medida. La llamada física de la información, es decir, la física que explica el origen de la información en el universo, dice a este respecto, que la partícula (el electrón en forma de partícula en vez de en forma de onda) aparece siempre que una nueva estructura de información estable es creada, es decir, una información que puede ser observada.

Proceso 2. Un proceso casual en el que el electrón en forma de onda se mueve determinísticamente de acuerdo con la ecuación de Schrödinger .

El Proceso 1, dijo adicionalmente von Neumann,  es irreversible en términos termodinámicos, queriendo quizá decir, que al entrar en juego la información hay un decrecimiento de la entropía; mientras que el Proceso 2 es termodinámicamente reversible, es decir, no hay ni aumento ni disminución de la entropía.

La naturaleza y el mundo material y sobre todo la vida, el pensamiento y más aún la consciencia, son procesos de disminución de la entropía, es decir, inversos a la ley natural de aumento continuo de ese variable termodinámica. Procesos que hoy entendemos son producto de la incorporación de información. La información, podríamos decir, crea orden, es decir, crea la materia, la vida y la consciencia.

Pero, ¿qué información?, ¿la que el hombre aporta con sus inteligencia, sus observaciones y sus medidas?, o ¿una información previamente existente en el universo?. Y si es esto último lo que ocurre, ¿de donde viene esa Información, con mayúsculas, y quien la ha puesto ahí?.
La cuestión de existencia en nuestro mundo de información — digamos que suelta, o en el ambiente — en el sentido semántico de este término, es decir, en el sentido de significado, propósito e intención (sentidos todos ellos inmateriales y conceptuales), que yo mismo he defendido en posts anteriores, fue ya una idea utilizada por el mismo Heisenberg en una carta enviada a Henry P. Stapp.

Lo cuenta en el capítulo 13 de su libro cuyo título es “Whiteheadian Quantum Ontology”. Según explica nuestro autor, después de escribir su artículo “The Copenhagen Interpretation” a principios de los años 70, es decir, unos años antes de la muerte de Heisenberg (murió en 1976), le envió una copia para su aprobación o corrección, y en la contestación el famoso padre del principio de incertidumbre (o mejor, de indeterminación), incluyó unos comentarios  de los que entresacamos el párrafo final.

“Quizá podríamos conectar la visión platónica de las ideas con el pragmatismo diario del hombre diciendo que: es conveniente considerar las ideas como existentes fuera de la mente humana ya que de otra manera sería difícil hablar del mundo antes de que existieran las mentes humanas”.

Es el famoso problema ya abordado por el obispo irlandés George Berkeley (1685 – 1753) al formular su teoría del “idealismo subjetivo”, de la existencia de la realidad sólo como producto de la mente del hombre y al que Einstein se refirió diciendo que la Luna no podía estar o no estar en el cielo dependiendo de que un hombre la esté observando o no.

Es un tema que se ha analizado de muy diversas maneras y al que Stapp se refiere combinando los trabajos de científicos e intelectuales diversos como los del famoso filósofo angloamericano Alfred North Whitehead (1861 – 1947), del gran filósofo y psicólogo americano Williams James (1842 – 1910), del propio von Neumann, al que vuelve a utilizar, y de los más modernos y quizá más científicos trabajos de Sinchiro Tomonaga (1906 – 1976) y Julian Schwinger  (1918  — 1994). Estos dos últimos ganaron el Premio Nobel de 1965, junto con el muy conocido Richard  Feynman  (1918  –  1988),  por sus trabajos sobre “electrodinámica cuántica”. Tomonaga-Schwinger van siempre unidos en relación con lo que se llama “Relativistic Quatum Field Theory ” (RQFT) en la que se ponen juntas las explicaciones relativistas de Einstein con las cuánticas relacionadas con los campos electromagnéticos.

 

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario