3283317-4704612.jpg

Consciencia en el Universo: la teoría de la “Reducción Objetiva Orquestada”

Continuamos con la revisión del número 14 de la revista “Journal of Cosmology” dedicado al papel de la consciencia en el universo. Nos detenemos con cierta extensión en la llamada “Objective Reduction” una forma alternativa de denominar el “colapso de la función de onda” en situaciones de aislamiento de un fenómeno cuántico (es decir sin la presencia de un observador), denominación introducida y utilizada por Lajos Diósi y Roger Penrose. Se hace también una breve referencia al tema más amplio de la “Orchestrated Objective Reduction”.

El número de “Journal of Cosmology” que comentamos es largo y recoge gran parte de lo presentado en la reunión de Estocolmo. Tiene nada menos que 14 grandes áreas en las que hay un total de 76 artículos. Los temas tratados en dichas áreas van desde Cosmología de la Consciencia, que es la primera y está dominada por un extenso trabajo de Penrose y Hameroff, hasta “Cerebro y Mente”, ¿Qué es la Consciencia?, Consciencia y Pensamiento, Origen y Evolución de la Consciencia, Consciencia y Física Cuántica y varios otras hasta completar las catorce áreas mencionadas.

Nos limitaremos de momento a comentar el artículo introductorio de Penrose y Hameroff, pero indicaremos que la visión global que domina todo el volumen 14 de la revista, tal como se indica al principio, es la de contestar a las siguientes cuestiones: ¿Es la consciencia un epifenómeno surgido puntualmente en este universo o el propio concepto de universo depende de su presencia previa?. ¿Es la conciencia la que percibe la realidad o es la realidad la que depende de ella?. ¿Surge la consciencia simplemente de la evolución o la consciencia ha existido siempre “out there” en el mundo?.

Son temas muy importantes aunque a la vez de naturaleza muy especulativa. No es extraño que autores como Antonio Damasio, un neurocientífico absolutamente convencido de que la consciencia es producto de la evolución material, vea con escepticismo la tarea abordada por los autores que colaboran en el número del “Journal of Cosmology” que comentamos y otros interesados por los mismos temas. Con algo de soberbia se ha metido con ellos diciendo que se aprovechan de que todavía no conocemos el funcionamiento de la consciencia (el cual conoceremos) para especular sin límites y añadir más misterio al misterio.

La verdad es que conociendo a Roger Penrose y su impresionante obra no hay demasiados motivos para una crítica tan demoledora. El esfuerzo de este autor para unir la Física Cuántica a las otras físicas utilizadas en nuestro mundo y a la realidad a nivel humano en la que vivimos todos, es en mi opinión muy encomiable. Quizás Penrose, Hameroff, David Chalmers y todos los que se pueden considerar parte de este grupo de científicos estén aportando interpretaciones y explicaciones que contribuirán, junto con las de los biólogos y los neurocientíficos, a la explicación total del fenómeno de la consciencia humana.

El artículo de Penrose y Hameroff lleva por título “Consciousness in the Universe: Neuroscience, Quantum Space-Time Geometry and Orch OR Theory”. Se dedica en gran manera a resumir lo que estos autores ya dijeron sobre estos temas en 1990 y han dicho en trabajos posteriores y, sobre todo, a revisar y actualizar su teoría de la “Reducción Objetiva Orquestada” (Orchestrated Objective Reduction Orch-OR) a la luz de las muchas críticas recibidas y de los nuevos avances en biología cuántica, neurociencia, física y cosmología. Concluyen, como cabría esperar y a pesar de las críticas a sus teorías, que la consciencia juega un papel intrínseco en el universo.

Se recuerda que la Reducción Objetiva Orquestada (“Orch OR”) es una teoría elaborada por Penrose y Hameroff hacia 1992 después de trabajar cada uno por su lado en estas cuestiones desde primeros de los años 80, según la cual la consciencia depende de cálculos cuánticos biológicamente orquestados (es decir, trabajando sincronizadamente) de una serie de microtúbulos (1) dentro de las neuronas del cerebro. Forma parte de la teoría la idea de que dicha computación cuántica está correlacionada con la actividad neuronal normal y que la evolución de cada cálculo cuántico termina de acuerdo con la hipótesis Diósi-Penrose denominada Reducción Objetiva (“Objective Reducction, OR ”).

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
  1. Jacinto Mesa Zanón
    10 noviembre 2015

    No tengo la menor duda de que Penrose y Hameroff van por la dirección correcta para saber de dónde viene la CONCIENCIA. Sinceramente pienso que cuando se sepa este MISTERIO,….todos los enigmas de la existencia se habrán resuelto. Preguntarse “qué es la conciencia y cual es su origen” creo que es lo mismo que preguntarse ¿DE DÓNDE VIENE TODO LO QUE EXISTE?(la CREACIÓN y el UNIVERSO)……éste (pienso) creo que es el misterio más importante de la existencia y es el único que puede dar explicación a las ECM (EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE).

Deja tu comentario