3777426-5628075.jpg

El Futuro de los Hombres y de las Máquinas

Entrar en el mundo de la Inteligencia Artificial y en el de los robots significa adentrarse en los posibles cambios que sufrirá el hombre y la humanidad en un futuro no muy lejano. Hay predicciones de todo gusto desde la desaparición del hombre biológico actual a su supervivencia en perfecta mezcla con otros humanoides. La simbiosis hombre-máquina es uno de los mejores casos. En ella se prevé, como ocurre ya pero a una escala mucho mayor, que los hombres utilicen instrumentos, mecanismos y artefactos de todo tipo implantados a su naturaleza biológica para mejorar sus capacidades y extender su vida. La evolución no se ha detenido, ni mucho menos.

Todos los investigadores citados en éste y en los últimos posts dedicados a los robots, de una manera o de otra, se interesan por el futuro del hombre y de sus máquinas inteligentes. Todos creen que el futuro de la humanidad pasa la simbiosis de hombres y máquinas inteligentes, no resultando claro para ninguno de ellos si el mundo futuro será de los robots o de los humanos y si una y otra cosa será buena o mala para la humanidad tal como es hoy.

El mismo Rodney Brooks, autor mencionado varias veces en posts anteriores, se refiere extensamente a estos temas en su libro de 2002, “Robot: The Future of Flesh and Machines” (traducido al español con el título de “Cuerpos y máquinas: de los robots humanos a los hombres robot” y publicado por Ediciones B de Barcelona en 2003). Se inclina por un futuro en el que los hombres nos convertiremos en una fusión de cuerpos y máquinas y no cree que haya problemas de unos seres luchando contra otros. Otros autores no lo tiene tan claro y opinan que el futuro habrá tres tipos de habitantes en este y, quizás otros planetas: los humanos, los cybers (mezcla de hombres y máquinas) y los androides inteligentes. Las relaciones entre ellos no serán siempre perfectas.

Ese mundo se nos antoja, posible pero lejano, a pesar de lo que pregonan los autores más conocidos del transhumanismo y del post-humanismo como Ray Kurzweil (1948 – ) y Nick Bostrom (1973 – ). Estos autores indican que hay un proceso claro hacia el hombre post-humano en el que establecen los siguientes pasos intermedios que se ven en la figura de arriba: vida inanimada, vida no consciente, humanidad, trans-humanidad y post-humanidad.

Para eso, en mi opinión, no será suficiente el desarrollo de la IA en los ordenadores digitales actuales. Será imprescindible la convergencia NBIC (Nano- Bio – Info – Cogno), así como el paso de los ordenadores actuales a los ópticos, a los biológicos y a los cuánticos. El software actual tendrá que evolucionar, por otra parte, hacia lo que ya se llama “wetware”, un software “húmedo” más cercano a lo que el hombre parece ser.

Todo lo relacionado con la mecánica cuántica, en la que puede encontrase el secreto de la consciencia, por otra parte, tiene que abrirse camino en nuestro mundo, como hemos dicho en posts anteriores. Mientras tanto, no obstante, creo que hay mucho margen para la robótica y muchas posibilidades de hacer de ella una de las bases del crecimiento económico futuro.

La última referencia que cabría hacer en los posts dedicados a la Robótica en este blog es la situación de esta actividad en España y en otros países menos avanzados en este terreno que los Estados Unidos y Japón. Todas las citas hechas en estos posts se refieren mayoritariamente a autores e investigadores de esos países pero la verdad es que existe mucha actividad en este terreno en todo el mundo. En el caso concreto de España existen empresas importantes dedicadas a la robótica y, sobre todo, departamentos universitarios muy activos en muchas escuelas de ingeniería y facultades científicas de la mayor parte de sus universidades. En la mayoría de esos centros son los ingenieros jóvenes los que se ocupan de la construcción de robots, aunque hay también seniors y persons bastante consagradas en estos temas.

Dejamos para otra ocasión el análisis de la Robótica en España, aunque debo recordar que los posts dedicados a este tema no constituyen un estudio comprensivo de la materia, ni mucho menos, son simplemente una revisión de lo indicado en el libro y los artículos de “The Futurist” mencionados al principio con algunas indagaciones personales complementarias.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

El Robot ASIMO de Honda

Post siguiente

Otros Nuevos Robots

Deja tu comentario