libre-albedrío

El “libre albedrío” según Michael Gazzaniga y Patricia Churchland

Se dedica este post a dar noticias de la incursión en el tema del libre albedrío y de la moralidad y la ética de dos destacados autores contemporáneos. Se trata de Michael S. Gazzaniga, un conocido psicólogo estudioso de las neurociencias, y de Patricia S. Churchland, una muy conocida neuro-filósofa, conocedora profunda también, de la biología y de la neurología. Los avances recientes en el conocimiento del funcionamiento del cerebro y su conexión con la mente han llevado a tratar de nuevo en la actualidad esos temas que han sido clásicos en la historia de la humanidad. Ambos autores publicaron en 2011 dos libros destacados que aparecieron publicados en español a finales de 2012. A pesar de ser materialistas en sus interpretaciones básicas del mundo y saber que el materialismo lleva al determinismo y en última instancia a la no existencia del libre albedrío, los dos demuestran que el hombre es libre en sus decisiones y que la moralidad y las creencias le permiten actuar según ellas y ser, por tanto, autónomo en ese sentido también.

El “libre albedrío” según Michael Gazzaniga y Patricia Churchland
Una gran parte de los científicos actuales — entendiendo como científicas todas las áreas del saber humano incluyendo la psicología y la filosofía — son materialistas y deterministas. Con frecuencia comprueba uno leyéndolos que tienen grandes reservas a pensar de forma distinta a la establecida y a desviarse de la interpretación más extendida hoy en el mundo relativa a que la única realidad es la material. Henry Stapp, el autor que venimos utilizando como referencia en los últimos posts, dice que eso es un simple atavismo procedente de la interpretación del mundo deducida de la “mecánica clásica ”. Cree que desde hace más de cien años, periodo en el que ha estado con nosotros la “mecánica cuántica ” (unos años menos si se considera la explicación ortodoxa de dicha materia surgida de Bohr, Heisenberg y otros científicos ya mencionados), ha habido tiempo para que los hombres cambiemos de opinión en cuanto a la naturaleza de nuestro universo.

Ningún científico ignora la existencia de la mecánica cuántica, pero  son muy pocos, salvo los  especialistas en ella, los que se han metido a fondo en sus complejidades y muchos menos los que han llegado a entenderla. A las dificultades normales para su comprensión, de las que ya hemos hablado, se unen la poca importancia que le dan al funcionamiento subatómico de nuestro mundo y la poca manifestación de dicho funcionamiento que creen observar a nivel del mundo real a escala macroscópica.

Hay dos autores actuales muy destacados en los que pienso que se detecta exactamente esa circunstancia. Los dos son de lo más serio que hay en la actualidad en temas de estudio de la consciencia y en general de la relación del mundo de la mente y de las ideas abstractas con las funciones del cerebro. Es decir, son dos científicos que se han metido a fondo en la biología, fisiología y funcionamiento del cerebro, para deducir su conexión con dos materias fundamentales de la actividad del hombre: la psicología y la filosofía.

Se trata de Michel Gazzaniga (nacido en 1939), psicólogo, profesor de psicología de la Universidad de California, fundador del SAGE Center for the Study of the Mind y padre de la neurociencia cognitiva;  y de Patricia S. Churchland (nacida en 1943), filósofa, profesora del  departamento de filosofía de la universidad de San Diego,  profesora adjunta en el Instituto Salk  para estudios biológicos, y asociada al Laboratorio Computacional de Neurociencias (Sejnowski Lab) en el Instituto Salk. Una renombrada especialista en lo que se conoce como neuro-filosofía y en filosofía de la mente.

La evolución de las neurociencias que los dos han estudiado a fondo ha hecho que muchos debates históricos inconclusos sobre el hombre y su naturaleza vuelvan a estar de actualidad. Entre dichos debates se encuentra todo lo relacionado con la ética, la moralidad y el libre albedrío.

Cada uno de estos dos conocidos científicos de la consciencia es autor de un libro reciente sobre estos temas, publicados los dos en español por la editorial PAIDÓS en 2012 (1) y (2).

Lo más característico de ambos libros es la profundidad con la que hablan los dos autores sobre los avances recientes de las neurociencias y en el caso del primero también de la paleontología, de la psicología y de otras materias científicas.  Por lo que se refiere a la segunda, y como ocurre en varias otras de sus publicaciones anteriores, no se sabe muy bien si es un libro de neurología o de filosofía. Ambas materias están mezcladas estrechamente.

En cuanto al primer autor es fácil entender lo que hace y escribe si se analiza su biografía y se ve que hizo un doctorado en el Instituto Tecnológico de California y que su director de tesis, Roger Wolcott Sperry (1913 – 1994), lo puso a estudiar las bases neuronales de la mente y le encargó el estudio de las funciones mentales de la separación o división de partes del cerebro. En línea con ello, Gazzaniga ha hecho importantes aportaciones sobre la comprensión de la laterización de las funciones cerebrales y sobre cómo los hemisferios cerebrales se comunican uno con el otro.

Respecto a la segunda, ya en sus puestos de trabajo se ve su doble, o triple, papel como profesora de filosofía, biología y neurociencias, aparte de ser una notable defensora de la co-evolución de las ciencias. Cree también firmemente que para entender la mente, primero hay que entender el cerebro, siendo por ello, y como se ha dicho, un firme baluarte de la neuro-filosofía y un miembro principal del grupo de los llamados neuro-filósofos.

Los dos son materialistas en sus concepciones, pero los dos defienden la existencia de libertad en las decisiones del hombre y el amplio margen para la moralidad y la ética que encierran nuestros cerebros.

Lo hacen con argumentos muy peculiares y a veces insólitos pero dejan claro que el comportamiento de los hombres es libre y sus actuaciones pueden regirse por la moral y las creencias, sin que esas cosas estén siempre predeterminadas por la física y la materia de la que procedemos.

 _____________________________________________________

(1) Michael S. Gazzaniga, ¿Quién manda aquí?. El libre albedrío y la ciencia del cerebro, Paidós, Barcelona, 2012.
(2) Patricia S. Churchland, El cerebro moral. Lo que la neurociencia cuenta sobre la moralidad, Paidós, Barcelona, 2012.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario