2907941-4118324.jpg

El quinto estado evolutivo de la consciencia: “la estructura de consciencia integral”

Aunque el libro de Jean Gebser comentado en el post anterior no encaja exactamente en los temas de tecnología relacionada con la inteligencia y la consciencia tratados en ste blog, merece la pena seguir comentando algunos aspectos en el incluidos por su confrontación con los objetivos de la Inteligencia Artificial Fuerte y con otros componentes de la reproduccón de la consciencia en los que que muchos investigadores están ocupados hoy.

Según el libro de Gebser comentado en el post anterior, “Origen y Presente”, en la época en la que fue escrito (1953), la consciencia humana estaba sometida a una nueva mutación. El hombre estaba entonces sufriendo, soportando, o simplemente viviendo, según lo explicado por este autor, un cambio drástico en lo que constituye su esencia, es decir, en su capacidad de introspección, reflexión y consciencia de sí mismo y del Universo en el que habita.

Es lo que el autor llama “consciencia integral” (1), y deseo recordar lo ya indicado relativo a los cinco estados evolutivos de la consciencia que Gebser identifica y a los que llama estructuras: la estructura arcaica y original, la mágica, la mítica, la racional y la integral.

Para explicar la mutación hacia esa consciencia integral indica que “las mutaciones siempre han aparecido cuando la estructura preponderante de la consciencia ya no bastaba para dominar el mundo” y aduce que así ocurrió en el cambio inmediatamente anterior, que tuvo lugar en la Grecia de los filósofos presocráticos. El paso de la consciencia mítica a la conciencia racional, o mental (2), como él la llama, se produjo porque la consciencia mítica representaba una amenaza para la evolución del hombre y porque la progresión humana necesitaba en aquella época transformaciones decisivas.

Hay que suponer que cincuenta años no son nada en este tipo de cambios fisiológicos y mentales y que todavía seguimos sometidos a tal cambio. Yo creo que algo de este tipo está teniendo lugar cada vez más aceleradamente, aunque no acabo de abarcar el torrente de ideas, interpretaciones y términos que Jean Gebser introduce en su largo trabajo.

El libro, como he dicho, fascina, pero no debemos olvidar que es un libro que no ha recibido gran atención en los años transcurridos desde su publicación y que con frecuencia ha sido considerado como parte de la literatura del New Age e inspirador de autores tan heterodoxos como Ken Wilber.

Yo creo que la mente del hombre evoluciona, que su lógica y su racionalidad se hacen más completas y que sus interpretaciones sobre el mundo y sobre sí mismo cambian de forma considerable a medida que descubre, o formula, nuevas teorías e interpretaciones sobre ellos.

De hecho, y mirando sólo lo ocurrido desde Isaac Newton hasta nuestros días, están bien identificados cambios drásticos en la interpretación de nuestro Universo que lógicamente han tenido que producir transformaciones radicales en la mente del hombre. Como ejemplos se pueden indicar, la formulación y difusión del Segundo Principio de la Termodinámica y el concepto de Entropía, el Evolucionismo de Lamarck, Wallace y Darwin, la Teoría Cuántica de Max Planck, la complementariedad y actuación a distancia de la materia surgida con las interpretaciones de Niels Bohr, la mecánica ondulatoria de De Broglie y de Schrödinger y la Teoría de la Relatividad de Einstein. Y, por supuesto, de la nueva cosmovisión que está surgiendo de la revolución digital y de la Sociedad de la Información y el Conocimiento, de los avances en la Biología, en la Nanotecnología y en la propia Cognotecnología a la que este blog se dedica

La capacidad de consciencia del hombre, su racionalidad y su lógica, no pueden ser hoy iguales a las del hombre medieval, por ejemplo, después de interpretaciones de nuestro mundo como las indicadas. Sorprende de hecho que Gebser crea que una nueva consciencia estaba surgiendo en el hombre justo en los años 40 y 50 del siglo pasado cuando es probable que la evolución de la consciencia se produzca de una manera continua. Para él, aparte de dichas teorías, existían otras circunstancias determinantes. Son las dos espantosas guerras mundiales vividas por Europa, además de la civil española, que él sufrió dolorosamente, así como, por ejemplo, los movimientos artísticos del siglo XX con Juan Gris, Braque o Picasso reinventando la pintura y difundiendo el cubismo, que el consideraba sintomáticos junto con muchos otros fenómenos de la Europa de comienzos de dicho siglo.

Habría que entrar en relación con este último aspecto en el concepto de mutación y en si Gebser lo utiliza correctamente o no. Hoy, después de años en los que el término se utilizó mucho en todo, mutación ha quedado reservado para lo que realmente es, un concepto genético que además dista de significar cambio cualitativo sin más. Por mutación se entiende hoy en Genética las recombinaciones entre genes, corrección hecha por los biólogos y estadísticos Fisher, Morgan y Wright a las teorías de Hugo de Vries expuestas en su libro de 1901, “La teoría de la mutación”.

Para dilucidar estas cuestiones habría que revisar lo que Gebser dice sobre el contenido de la “consciencia integral” y sobre la “nueva mutación” en curso. Es un tema que dejamos para próximos posts adelantando que lo une a la irrupción del tiempo como cuarta dimensión de nuestro mundo. Tiempo con manifestaciones esenciales propias como las indicadas por el autor: de tiempo cronológico; tiempo natural; tiempo sideral; como duración biológica; ritmo; métrica; como mutación; discontinuidad; relatividad; como dinamismo vital; energía psíquica, división mental y otras.

Lo que sin embargo resulta bastante claro tras esta nueva incursión en el libro de Gebser, y sin dar por sentado ni confirmado en ningún sentido lo que dice, que la Inteligencia Artificial Fuerte lo tiene bastante difícil en cuanto a su intento de reproducir la consciencia humana. Parece que deberemos conformarnos en todo lo referente a Cognotecnología con objetivos más modestos.

________________________________________________________________

(1). Es conveniente indicar que en el libro que comentamos se habla siempre de “conciencia”. Nosotros utilizamos la palabra “consciencia” porque existe ya en el Diccionario Español de la RAE y porque nos parece un término más ajustado a lo que se quiere decir.
(2). Si seguimos a Antonio Damasio y a sus explicaciones desde la neurociencia, antes de la consciencia existe la mente, la cual, esta última, está presente en muchos animales. Lo racional para este autor es un paso más en el desarrollo de las redes de neuronas y sinapsis que es nuestro cerebro y que sólo se ha dado hasta ahora en el hombre. Gebser habla indistintamente de estructura racional o mental para referirse a la capacidad de razonamiento y consciencia que apareció con los griegos.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario