3012714-42864331.jpg

El Renacimiento

Europa sale de la Edad Media con un movimiento poderoso en todos los frentes. Se trata de El Renacimiento, inicialmente artístico y cultural pero que pronto se extiende a múltiples aspectos del quehacer humano. Fue un grito de libertad y una verdadera liberación de las ataduras y miedos de la larga etapa medieval. Pronto vendrá, tras el, la ciencia moderna hacia la que nos dirigimos en este blog para deternos y recrearnos en sus logros y en su futuro.

Para entonces ya estaba en marcha un movimiento cultural y artístico que tuvo su máxima brillantez en los siglos XV y XVI. Se trató del Renacimiento, una especie de resurgir del hombre y un grito de liberación de éste de los dogmatismos y oscurantismos de la época anterior. Fue un movimiento ligado principalmente a las artes y a la vida cultural pero se relacionó también con las ciencias humanas, sociales y naturales. Leonardo da Vinci (1452-1519), pintor, escultor, científico, inventor, urbanista, botánico, filósofo, escritor y muchas cosas más, es considerando como arquetipo del hombre renacentista.

La palabra, como se sabe, surge de la vuelta a la cultura clásica. Está fuertemente unida a otra palabra clave, “humanismo”, la cual también tiene que ver con la revalorización de la antigüedad clásica greco-latina y del concepto de hombre de los griegos.

La época coincidió con los grandes descubrimientos, con la creación de riqueza a través del mercantilismo, con la reforma y la contrarreforma, con la introducción de la imprenta y con muchas cosas más que contribuyeron a crear una nueva Europa.

El Renacimiento fue, como han dicho diversos autores, un grito de libertad, una revaluación del hombre, un deseo generalizado de felicidad, una búsqueda del placer del arte, la cultura y la sabiduría y un nuevo impulso hacia el antropocentrismo como oposición al teocentrismo medieval. Todo ello introdujo libertad personal en el hombre y confianza para explicar el mundo en el que vivía y para actuar sobre él. A pesar de la acción en contra de muchos, de la Iglesia y de instituciones como la Inquisición, el Renacimiento y todo lo que preconizaba se abrió camino en Europa. Detrás de él vino la Ilustración, la Revolución francesa (y la que supuso la independencia de los Estados Unidos unos años antes, dicho sea de paso), la Revolución Industrial y la ciencia moderna.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Cognotecnología y máquinas espirituales: un resumen

Post siguiente

La Escolástica

Deja tu comentario