1091048-1387340.jpg

Entrevista 3: Costes, productividad y búsqueda de oportunidades

Tercera parte de la entrevista, en la que se incluye sugerencias para los empresarios

P: ¿Estas estrategias son incompatibles con una política en la empresa de reducción de costes o las medidas típicas ante la crisis? ¿Hay que “elegir” o se puede “tener lo mejor de los dos mundos”?

R: El proceso de búsqueda de oportunidades es uno solo. Lo mismo se puede formular una estrategia de reducción de costes que una de expansión de actividades en una economía emergente o de diversificación de productos. El análisis estratégico necesario para identificar estrategias y formularlas debe ser en realidad amplio y afectar a todas las actividades de la empresa. De él deben deducirse estrategias de todo tipo. Lo que ocurres es que una vez formuladas las estrategias hay que evaluarlas y ver sus costes, riesgos y otras dimensiones, y tras ello, elegir las adecuadas. No es extraño que se pueda elegir lo mejor de los dos mundos, aunque, como es lógico, todo es una cuestión de recursos.

P: Dadas las características de esta crisis (escasez de liquidez, carácter financiero de la crisis) ¿Dónde ves más oportunidades o cómo enfocarías una estrategia de búsqueda de oportunidades”

R: Debemos ser realistas y decir que para encontrar oportunidades o sacar partido de ellas hay que disponer de algunos recursos. Pueden, ser recursos financieros, recursos humanos, recursos tecnológicos, recursos relacionados con la ingeniería, recursos relacionados con la gestión, con el marketing, con la comercialización, con la exportación, etc…. Si no se dispone de algún recurso, — y el financiero lo excluimos por definición– o lo que es lo mismo, de algún conocimiento, habilidad o experiencia, es muy difícil encontrar y sacar partido de las oportunidades. Si se dispone de algún tipo de recursos, y las empresas medianas y pequeñas tienen todas alguno, hay siempre oportunidades. La estrategia de búsqueda consiste en conocer muy bien lo que somos y sacar partido de ello. Un ejemplo de lo que quiero decir lo viví hace años en los Estados Unidos, un país en el que todo el mundo está acostumbrado a buscar oportunidades. En una época en la que había mucho desempleo, un directivo de empresas se encontró sin trabajo y se dedicó durante seis meses a buscarlo haciendo uso de las formulas diversas existentes en el país para esa actividad. Se metió tanto en el tema y aprendió tanto que al final de los seis meses creó una empresa para ayudar a otras personas a buscar trabajo.

La estrategia de búsqueda pasa mucho por saber, qué soy, qué tengo y a qué puedo aplicarlo. Pasa también, y desde luego, por tener mucha información de la economía y de la empresa, y sin pretender asustar a muchas empresas medianas y pequeñas activas en negocios tradicionales, por estar al tanto de la nuevas tecnologías, por conocer las oportunidades de la Sociedad de la Información y de Internet y por saber todo lo que se nos viene encima con las llamadas nuevas-nuevas tecnologías, entre las que hay que citar a la biotecnología, la nanotecnología, la infotecnología y la cognotecnología.

P: Por último ¿Qué consejos darías específicamente a los emprendedores murcianos?

R: A los empresarios murcianos les contaría la siguiente historia. Hace 25 años Irlanda era uno de los países más atrasados de Europa. La agricultura era casi la única actividad importante en el país. Históricamente había sido un país de emigrantes y de hambrunas en el que la independencia de Inglaterra había sido durante años casi la única preocupación de sus gentes. Hoy Irlanda es una de los primeros países europeos. Su crecimiento ha sido espectacular desde su incorporación a la UE, el establecimiento en el país de industrias tecnológicamente avanzadas ha sido impresionante, la actividad de I+D+i es espectacular y tecnológicamente está a la vanguardia de toda Europa.

Murcia, por lo que sabemos, es diferente a Irlanda, entre otras cosas porque en Murcia se ha vivido relativamente bien desde hace muchos años, porque en Murcia existen empresas importantes y actividades destacadas y arraigadas y porque existe y ha existido siempre una clase empresarial relativamente importante. Sin embrago, el ejemplo irlandés debe servir para conocer que no hay nada en términos de transformación profunda y radical de una sociedad que no se pueda conseguir. Ante los tiempos que se avecinan, probablemente difíciles para los países que hoy llamamos desarrollados, muchos de los cuales dejarán de serlo, la única posibilidad es inventar, innovar, crear, diseñar y, adicionalmente, encontrar y aprovechar todas las oportunidades existentes.

Desde lo que uno es y desde lo que uno tiene hay que disponerse, primero, a sacar partido de ello y, segundo, a utilizarlo como palanca para ser y tener otras muchas cosas más adaptadas el mundo que se nos viene encima. La crisis pede ser el revulsivo para ello.

Muchas gracias por tu tiempo y sobre todo por tus interesantísimas aportaciones. Esperamos verte pronto en alguna conferencia de AJE en Murcia.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario