LNER class A4 4-6-2 pacific steam locomotive 60007 Sir Nigel Gresley

¿Es nuestro mundo perfecto?

Nos quejamos mucho pero a la hora de la verdad el mundo no es muy malo para latos porecentajes de la población

No estoy diciendo que nuestro mundo sea perfecto, no sea perfeccionable, no necesite mejoras y no sean comprensibles las críticas y los ataques diarios n nuestras formas de vida. Tampoco quiero decir que no nos enfrentemos hoy a graves problemas de carácter global o sistémico y que otro mundo no sea posible. Simplemente quiero decir que si uno practica la seriedad y la sindéresis, y lo que es más fehaciente, si uno revisa la opinión de las personas obtenida a través de estudios sociológicos sólidos, comprueba cómo una mayoría de los miembros de nuestras sociedades están razonablemente conformes con lo que hoy llamamos crecimiento y progreso

Pueden existir dudas respecto a problemas críticos actuales como la superpoblación, el deterioro medio ambiental, el cambio climático, la sostenibilidad de nuestro modelo económico, la escasez de recursos energéticos, la inmigración, el terrorismo, el crimen organizado, los enfrentamientos y conflictos entre países y civilizaciones y muchos otros, pero desde un punto de vista intemporal, ninguno de ellos parece irresoluble. Con algo de optimismo se puede pensar que los hombres encontraremos soluciones para todos ellos. Unas científicas y tecnológicas, otras de cambio de orientación en los fenómenos económicos, algunas otras regulatorias y legislativas y otras, por fin conceptuales, culturales y de cambio de valores.

A pesar de las convulsiones actuales y de los anuncios, no ya de nuevas sociedades y nuevas economías, sino de nuevas civilizaciones; y por lo que se refiere a la crisis actual, de situaciones comparables para el capitalismo a lo que fue la caída del muro de Berlín para el comunismo, no creo que la sangre llegue al río. El siglo XXI será testigo de avances y cambios importantes, pero en lo fundamental nuestras sociedades seguirán siendo muy parecidas a las actuales. A la tecnología digital como base de la Sociedad de la Información y de la nueva economía actual seguirán las revoluciones tecnológicas de la biotecnología, la nanotecnología y la cogno-tecnología y a la economía electrónica, seguirán la bio-economía, la nano-economía y la cogno-economía (o neuro-economía). A ellas es posible que les siga la economía espacial en una época (hacia final de siglo) en la que estaremos a punto de dar nuestro salto definitivo a las estrellas.

En resumen, la humanidad tiene recorrido, grados de libertad y destino, a pesar de que a muchos hombres de hoy nos aterre el mundo vislumbrado en esas predicciones. Afortunadamente para nosotros no viviremos en él. Moriremos antes y serán otros más preparados para ese mundo del futuro los que lo habiten.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

¿Cómo describir el mundo hacia el que vamos?

Post siguiente

¿Vamos hacia algún sitio?

Deja tu comentario