acandas-racionalidad-subjetividad

Historia de la subjetividad y de la racionalidad

Volvemos tras unos dos meses, en los que he estado muy ocupado con otros blogs y actividades diversas, con nuevos posts relacionados todavía con el libro de Gary Lachman, “Una historia secreta de la consciencia”. Entramos ahora en la última parte de las cinco que el libro contiene, dedicada toda ella a la obra de Jean Gebser, “Origen y presente”. Comenzamos analizando las cinco estructuras que Gebser distingue en el proceso de aparición y desarrollo de la consciencia.

Historia de la subjetividad y de la racionalidad
Con nuestro anterior post, de cuya publicación hace ya casi dos meses, concluíamos el resumen de las cuatro primeras partes del libro de Gary Lachman, Una historia secreta de la consciencia, formadas por un total de 24 capítulos. A lo largo de ellos se hace un largo recorrido por  la obra de autores muy diversos contrarios a las concepciones de la Ilustración, del racionalismo cartesiano y de una teoría del conocimiento en el que éste es sólo un espejo que refleja la realidad externa. La mente para ellos es intencional y la consciencia existe autónomamente en el hombre y tiene un origen previo y anterior a la materia. Son “espiritualistas” y creen en el estudio y la reflexión sobre la mente y la consciencia sin utilizar para ello las reglas y la metodología de la ciencia.

Muchos de los autores utilizados por Lachman forman parte del esoterismo y algunos han militado en el ocultismo y formado parte de sectas diversas, además de ser encuadrados modernamente, algunos, en lo que se conoce como New Age. Nuestro autor, no obstante, se refiere a los más serios y sólidos de ellos y entrelaza además su labor con la de filósofos conocidos y respetados. William James (1842 – 1910), Henri Bergson (1859- 1941) y Alfred North Whitehead (1861 – 1947), son tres de los más mencionados, pero también cita y utiliza a muchos otros como al filósofo, poeta, físico y crítico literario francés, Gaston Bachelard (1884- 1962), considerado un filósofo de la imaginación, además de otros más consagrados como Georg Friedrich Hegel (1770 – 1831), Friedrich Nietzsche (1844 – 1900), Edmund Husserl (1859-1938), Ludwig Wittgenstein (1889 – 1951), o el mismo Martin Heidegger (1889 – 1976). Así como a los postmodernos, postestructuralistas y deconstruccionistas, como Michel Foucault (1926-1984), Jacques Derrida (1930 – 2004), Emmanuel Lévinas (1906 – 1995) y otros. Entra también en la obra de psicólogos como Gustav Jung (1875 – 1961), científicos como Albert Einstein (1879 – 1955), artistas como Georges Braque (1882 – 1963) y Pablo Picasso (1881-1973), así como escritores místicos como el propio Goethe (1749-1832), Blake (1757-1827), Dostoyevski (1821-1881),  Rilke (1875-1826) y muchos otros, que se han interesado por el pensamiento, la subjetividad y la consciencia. Su libro es en realidad, enciclopédico y muy intelectual y académico.

En la última parte (Parte 5) se refiere extensamente a la obra de Jean Gebser, un autor al que le dedicamos varios posts en este blog hacia abril de 2011, a raíz de la publicación en España de su libro Origen y Presente.

Gebser (1905-1973), que fue un poeta, lingüista y filósofo especializado en la evolución de la consciencia humana, no cita mucho en su libro a Rudolf Steiner (1861-1925) pero Lachman considera que sus pensamientos fueron paralelos y similares, especialmente en lo relativo a las etapas por las que la consciencia humana ha pasado y pasará. En relación con el Origen, que para Gebser es el origen de la consciencia, recoge la siguiente cita de Steiner:

“cualquier transformación en el aspecto material de la Tierra es una manifestación de fuerzas espirituales que están detrás de la materia. Pero si retrocedemos cada vez más en el tiempo (…..) acabaremos llegando a un punto de la evolución en que la materia empezó a existir por primera vez. Este elemento material se desarrolló a partir del elemento espiritual. Antes de dicho punto, sólo el elemento espiritual estaba presente”.

La historia de la consciencia es el tema al que Lachman dedica la última parte de su libro y lo hace con una intensa referencia al libro de Jean Gebser y en general a toda la obra de este autor.

En cuanto a fechas propiamente dichas, la consciencia, como autoconsciencia, como capacidad subjetiva y racional del hombre, apareció, según Gebser, hacia el año 1225 a.C. en la Grecia anterior, bastante anterior de hecho, a los presocráticos y pitagóricos y probablemente en la Mesopotamía y el Egipto de esos siglos. Coincide en esto con Julian Jaynes (1920-1997), el psicólogo estadounidense profesor de la Universidad de Yale y estudioso de la consciencia y de su aparición en el hombre, al que se ha hecho referencia en posts anteriores. La fecha sugerida por Gebser coincide con la dada por Jaynes para lo que llama la “ruptura de la mente bicameral”, es decir, la separación entre los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro del hombre.

Las estructuras (más que etapas) de la consciencia de Gebser, tema en el que evita utilizar la palabra “evolución” ya que considera que nuestra lenguaje actual está fuertemente influenciado por la mentalidad científica, analítica y racionalista de los últimos siglos, son cinco: 1) estructura arcaica; 2) estructura mágica; 3) estructura mítica; 4) estructura mental; y 5) estructura integral. Quizás habría que recordar en relación con esas estructuras las etapas del homo, desde el homo habilis, aparecido en África hace unos 2.4 millones de años, fecha ampliada hace sólo unas semanas a unos 2,9 millones; al homo erectus y homo ergaster, surgido también en África hace unos 1.9 millones de años y que fue el que pasó a Europa y Asia;  al homo sapiens; y al homo sapiens sapiens, del que dependemos directamente los actuales humanos y que surgió, también en África, hace 200 siglos. En esta última especie surge, por lo que nos dice Gebser, la estructura arcaica hace unos 35 siglos.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Electricidad dinámica

Post siguiente

Adolfo Castilla: “las personas están llenas de talento”

Deja tu comentario