3153824-4508303.jpg

La actividad eléctrica del corazón

El corazon de los animales vivos funciona por impulsos eléctricos generados por algunas de las células del tejido muscular de dicho órgano. Son impulsos similares a los de otras células estudiadas en este blog. En particular, a los generados por las neuronas y por las células de los músculos esqueléticos. Nos interesa tratar brevemente este fenómeno aquí sólo para remarcar que el cuerpo humano y el de otros animales se conectan con el mundo físico a través de ondas electromagnéticas, algo que siendo muy conocido y ampliamente utilizado en medicina, resulta muy importante en una época en la que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han avanzado espectacularmente y se están interconectado muy fuertemente con otras tecnologías.

Hemos elegido como imagen una representación del sistema de conducción electrica del corazón humano
(Ha sido tomado de: http://es.wikipedia.org/wiki/Electrocardiograma )

Existen otras células en el cuerpo humano que generan impulsos eléctricos similares a los de las neuronas y a los de las células de los músculos esqueléticos a las que nos hemos referido en posts anteriores. Los mencionamos en este nuevo post para dejar cubierta en todas sus dimensiones la actividad eléctrica del interior del cuerpo humano.

Las células en cuestión son las del miocardio, o tejido muscular del corazón, responsable de bombear la sangre por el sistema circulatorio del cuerpo de los animales, con particular referencia al cuerpo de los humanos que es el que nos interesa aquí. El miocardio, o músculo cardíaco, funciona involuntariamente ya que es auto-excitable. Posee y puede recibir inervación del sistema nervioso simpático pero late sin el estímulo de este.

El sistema nervioso simpático, dicho sea de paso, forma parte del sistema nervioso autónomo, también conocido como sistema nervioso vegetativo, el cual transmite información desde las distintas vísceras del cuerpo a los músculos, las glándulas y los vasos sanguíneos, sin que seamos conscientes de ello. Se diferencia así del sistema nervioso somático que está formado por neuronas sensitivas y lleva información de la que somos conscientes a distintas partes del cuerpo.

En el miocardio hay cuatro tipos de células distintas, las llamadas células especializadas son las que generan y conducen los impulsos eléctricos (o nerviosos) y las “contráctiles”, que son capaces de recibir dichos impulsos y contraer el músculo cardíaco. Entre las primeras hay unas de conducción lenta y otras de conducción rápida.

El automatismo máximo radica en el nodo sinusal, el cual constituye el marcapasos natural de este órgano, siendo el nodo AV el que toma el relevo si falla el sinusal. En la figura que se adjunta en primer lugar, en la que se representa el sistema eléctrico del corazón, dichos nodos vienen marcados, respectivamente, por los números 1 y 2.

El funcionamiento eléctrico de las células del corazón es similar al de las otras células tratadas en este blog. El potencial de acción (PA), o impulso eléctrico, es, como ya se ha dicho en posts anteriores, una onda de descarga eléctrica que viaja a lo largo de la membrana celular.

Tal potencial se genera a un lado y a otro de las membranas de las células del músculo del corazón por acumulación de iones positivos de sodio (Na+) y de calcio (Ca+) en el exterior de la célula con una acumulación de iones de cloro en el mismo lado y por una acumulación de cargas negativas en el interior de la célula debida a ciertos aniones impermeables con una parte positiva proporcionada por el ión K+, explicado todo de forma resumida para no especialistas. Entre los que, por cierto, me incluyo sin ninguna duda.

En la figura que sigue se muestra, para mayor claridad, las fases de un potencial de acción cardíaco.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario