2172899-3028413.jpg

La Convergencia NBIC en el mundo de la empresa

Como se ha dicho en la entrega anterior el autor ha impartido en el semestre actual un curso en CEPADE con el título “Prospectiva Tecnoempresarial, Tecnomanagement y Convergencia NBIC”. Se recoge en la presente entrega el resumen realizado para los alumnos de la tercera parte de dicho curso que incide en temas ya tratados en este blog

La verdad es que sobre este tema tenéis en los apuntes varios trabajos míos y casi no sería necesario hacer un resumen por el peligro de repetirme. Voy a añadir algo al hilo de los debates mantenidos en las tutorías..

1.- Convergencia es un término común que se ha hecho popular en los últimos tiempos para denominar la interrelación entre varias tecnologías y fundamentalmente para ver las aplicaciones e impactos económicos y sociales que pueden surgir de dicha interrelación.

2.- Si uno lo mira bien, la convergencia se ha producido en cualquier invento o aplicación importante en la historia de la tecnología. En el caso del automóvil, por ejemplo, a finales del siglo XIX, se produjeron innovaciones interrelacionadas entre el motor de explosión, el refinado del petróleo, los avances diversos en metalurgia, la mejora de las máquinas herramientas y, por ejemplo, el uso del caucho y la goma para perfeccionar los neumáticos. Sin mencionar todos los avances que se introdujeron en las carreteras e infraestructuras en general.

Sin embargo no fue hasta la moderna Sociedad de la Información cuando se prestó atención a la poderosa convergencia ocurrida entre las Telecomunicaciones, la Información y la Informática y los Medios de Comunicación especialmente los Audiovisuales. Es una convergencia intensa que ha producido un medio tan “convergente” como Internet. Las antiguas redes telefónicas son hoy redes digitales en las que no se distingue entre voz, datos, información e imágenes. Es una convergencia que está dando lugar a una nueva economía y a una nueva sociedad.

Un poco a imagen de dicha convergencia surgió tan cercano a nosotros como el 2002 la idea de convergencia entre las cuatro tecnologías a que nos referimos con el acrónimo NBIC. Como tantas otras cosas fue una idea aportada por unos determinados autores. Cuando se utilizó no había ni muchos avances en las tecnologías involucradas ni mucha realidad práctica de tal convergencia. Es, como muchas otras cosas, una idea producto de la imaginación del hombre y que tiene más relación con el futuro que con el presente. Lo cual justifica que haya sido objeto de nuestro estudio.

Muchos nos hemos preocupado por el análisis de tal convergencia futura y por sus implicaciones para nosotros en el presente, siendo cierto que puede haber gran innovación en el futuro en los intersticios de las mencionadas áreas tecnológicas, particularmente con referencia a sus aplicaciones.

3.- Ray Kurzweil fue uno de los primeros en hablar de convergencia, pero él mencionaba inicialmente sólo la convergencia entre tres materias, Genética, Nanotecnología y Robótica (Inteligencia Artificial en realidad) y utilizaba el acrónimo GNR.

4.- Este autor es notable por ser un inventor de éxito, por haber escrito libros muy importantes, por haber hecho predicciones de gran calado y por no rehuir el debate y el razonamiento con nadie. Son muy conocidos sus debates públicos en los Estados Unidos con los filósofos, pensadores y prospectivistas de más renombre y es consultado por políticos e instituciones como la NASA y otras.

5. Desde un punto de vista objetivo una de sus mayores contribuciones es su Ley de los Rendimientos Acelerados, la cual se basa en el hecho cierto de que en todo lo relacionado con tecnologías de la información, del ordenador y de la tecnología digital en general, los avances se producen en términos exponenciales, es decir se duplican ciertas características tecnológicas en periodos de tiempo concretos (doce meses, por ejemplo). Es la Ley de Moore que él generaliza y extiende.

6. Dice además que la imposibilidad de la gente para entender este mundo radica en que las personas están acostumbradas a un mundo de cambios lineales en vez de exponenciales.

7.- Basado en ese cambio tecnológico exponencial se plantea un mundo en el que la velocidad de cambio tecnológico será tan alta que el hombre tal como lo conocemos hoy será incapaz de hacer frente a ello. El hombre tendrá que cambiar y pasar a ser un ser post-humano, simbiosis del hombre biológico actual y la máquina, fundamentalmente el ordenador y la informática.

8. La convergencia para Kurzweil se producirá en el terreno de la cognotecnología y tendrá por objetivo un hombre mejorado intelectualmente. Por eso su área más específica de actividad es la Inteligencia Artificial, particularmente la Inteligencia Artificial Fuerte a la que se dedica.

9. El avance en las otras áreas es imprescindible, ya que la biología debe decirnos muchas cosas relacionadas con la vida, el cerebro y la mente y la nanotecnología es imprescindible porque la acción de la nueva convergencia tiene lugar en el interior profundo de la materia, ya sea inorgánica, orgánica o gris.

10. Kurzweil es brillante y está en lo cierto en muchos aspectos, pero puede que esté cayendo en uno de los errores de los futuristas: ser demasiado utópico y creer que las cosas se van a producir muy pronto y sin problemas. Las fechas en las que está diciendo que ocurrirán las grandes cosas que preconiza son demasiado cercanas a nosotros. Habla de entre 10 y 40 años para el éxito de la Convergencia NBIC, con un proceso secuencial en el que pone en primer lugar a la biología, en segundo a la nanotecnología y en tercero a la cognotecnologia, con la infotecnología como base o sustento de todo.

11. Cree excesivamente en la Ingeniería Inversa (reproducción informática de las funciones del cerebro), sin caer en la cuenta de que el cerebro humano, y particularmente los procesos mentales, no son producto de ningún proyecto ingenieril. Son producto del proceso de la evolución, el cual es aleatorio, lento, complicado y en absoluto óptimo o eficaz. En esto último se basa para decir que cuando el hombre reproduzca artificialmente las funciones del cerebro el avance será mucho más rápido y efectivo.

12. Las consecuencias son claras, el hombre como lo conocemos hoy evolucionará asociándose simbióticamente con la info, bio, nano y cognotecnologías para formar un ser nuevo, un ser para el que hoy tenemos el nombre de “post-humano”, en relación con el cual está en marcha ya lo que conocemos como “transhumanismo”.

Antes de todo eso y a muchos de los más jóvenes entre nosotros les tocará participar en ello, se producirán nuevas revoluciones tecnológicas de las que yo mismo he anunciado tres para el presente siglo denominadas en sus consecuencias económicas como: e-economy (la actual relacionada con la Sociedad de la Información); g-economy (economía basada en la revolución de la genética y la biología); y s-economy (economía basada en la explotación del espacio). Es para esta ultima para la que el hombre no sólo necesitará conocimientos y mejoras en la información, en la biología y en la actuación sobre su fisiología más interna y en la nanotecnología, sino, y muy especialmente, en la cognotecnología, o tecnología relacionada con el cerebro y la mente.

Las empresas del futuro a no tardar mucho serán empresas muy activas científica y tecnológicamente y estarán relacionadas con la biotecnología y las otras tecnologías de la convergencia. Los empleados serán científicos y tecnólogos muy cualificados y los asuntos a gestionar estarán relacionados con conocimientos muy avanzados. El Management tendrá que adaptarse a todos esos cambios.

Uno de los posibles enfoques a utilizar será el que en gran manera se ha dado a este curso.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario