Adolfo Castilla Economía del Comportamiento

La Crisis y la Economía Conductual

Volvemos a este blog tras varias semanas de inacción debido al comienzo del curso académico. Continuamos con nuestras reflexiones sobre la Sociedad del Bien Común. Teníamos previsto, y anunciado en los últimos posts, referirnos a una tercera crítica de las causas y consecuencias de las crisis financieras, la procedente de los partidarios de la Economía Conductual o Economía del Comportamiento. Curiosamente nos hemos encontrado con una circunstancia enormemente interesante: la concesión del Premio Nobel de Economía de 2017 a Richard Thaler, uno de los fundadores de dicha materia.

El Premio Nobel de Economía de 2017

El tercer grupo de explicaciones sobre las crisis financieras que se ha hecho popular a partir de la del 2007/2008, es el relacionado con la economía conductual y las finanzas conductuales, también llamada en español Economía del Comportamiento. Es lo que en inglés se llama Behavioral Economics y su campo relacionado, Behavioral Finance. 

El tema está de moda desde hace algún tiempo, pero se ha potenciado, como se puede suponer, después del Premio Nobel de Economía otorgado este año a Richard Thaler (nacido en 1945), economista y profesor en la actualidad en la Booth School of Business de la Universidad de Chicago.

En la concesión de tal premio se menciona que “Thaler ha contribuido a expandir y refinar el análisis económico al considerar tres rasgos que sistemáticamente influyen en las decisiones económicas: la racionalidad limitada, la percepción de justicia, y la falta de autocontrol .”

Esta última es una de las circunstancias relacionadas con los mercados financieros en la que insiste este profesor americano en sus declaraciones recientes.  En un reportaje de El Economista de fecha 10 de octubre, se recogen declaraciones recientes de Thaler en la l línea de

“Parece que estamos viviendo el momento con más riesgo de nuestras vidas, y sin embargo los mercados bursátiles parece que estén durmiendo la siesta. Admito que no lo entiendo“,

Y también, “No sé ustedes, pero yo estoy nervioso, y parece que cuando los mercados están nerviosos, son propensos a ser asustados. Pero parece que nada les asusta ahora”

Criticaba ya en esas fechas la política económica de Donald Trump y en particular su anunciada reforma fiscal. Tal reforma se ha consumado ya en el día en que esto se escribe y nadie sabe muy bien cuáles serán sus consecuencias.

El impacto de la reciente reforma fiscal de los Estados Unidos

El valor de las empresas en bolsa americanas tenderá a subir pero también lo hará el déficit público el cual se espera que llegue en diez años a 1.400 miles de millones de dólares. Cifra por cierto cercana en valor absoluto a la que el país presentó en 2009, año en el que el porcentaje sobre el PIB ascendió a 13,1 %

Una mayoría de economistas, incluidos muchos conservadores, consideran muy negativa esta política aunque la verdad es que el 35 % de promedio del impuesto de sociedades de los Estados Unidos era un poco elevado.  Se considera, no obstante, que las medidas anunciadas son para permitir más ganancias a los más ricos y a sus herederos.

Los políticos republicanos y el propio gobierno americano, no lo consideran así desde luego, y, de hecho, están convencidos de que son medidas, junto a otras como las de reducir los gastos en protección del medio ambiente y la eliminación de zonas protegidas, impulsoras del crecimiento económico.

Veremos próximamente los resultados de estas políticas pero no es eso lo que nos interesa en este post. Más bien deseamos seguir analizando las interpretaciones de Thaler y del grupo de economistas y psicólogos del que forma parte.

Kahneman, Tversky y Thaler

Como es sabido por los estudiosos de estos temas, desde finales de los años 70 del siglo pasado dos psicólogos destacados que ya llevaban años colaborando, Daniel Kahneman (nacido en 1934) y Amos Tversky (1937 – 1996), coincidieron como becarios en el  Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Stanford.

Trabajaban juntos en temas relacionados con la naturaleza del juicio humano y de las decisiones bajo condiciones de incertidumbre desde que se conocieron en la Universidad Hebrea de Jerusalén hacia 1969. En el curso 1977-1978 se unió al grupo un economista algo más joven, Richard Thaler, que muy pronto integró las dos materias cercanas a lo que que Kahneman y Tversky hacían: psicología y economía.

De hecho, Kahneman siempre ha reconocido el papel destacado de Thaler en dicha integración y lo considera además el iniciador de la Economía Conductual o Economía del Comportamiento.  Señala el trabajo de Thaler de 1980, “Hacia una Teoría Positiva de la Elección del Consumidor”, como el punto de arranque de tal economía.

A partir de las contribuciones de Thaler los dos primeros autores se orientaron más hacia la ciencia económica aunque en ese proceso se distanciaron algo. Tversky, al parecer, decidió permanecer en el terreno de la Psicología. Siguieron siendo íntimos amigos, no obstante, y no dejaron de publicar juntos de vez en cuando hasta la muerte de Tversky en 1996.

Prospect Theory

Kahneman terminó obteniendo el Premio Nobel de Economía de 2002, conjuntamente con el estadounidense, Vernon Smith. En el propio discurso de aceptación del Premio reconoció la importante aportación de Thaler.  En el acta de dicho premio se indicaba que se le concedía “por haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre”. En su propio discurso de aceptación del premio dijo que algo así como que “no renunciaba a ningún mérito pero que en cuanto a la integración en sí de las dos materias, psicología y economía, el mérito habría que asignarlo a Richard Thaler”.

Las contribuciones de los tres autores que venimos mencionando han sido importantes y numerosas. Respecto a los dos primeros una de sus principales obras es la  “Teoría de la expectativa o teoría de las perspectivas (Prospect Theory)” dada a conocer en 1979.

En los últimos años se han publicado en español varias obras muy voluminosas, por cierto, de Daniel Kahneman como “Pensar Rápido Pensar Despacio”, “Atención y Esfuerzo” y otras.

En cuarto al tercero, no excesivamente prolífico como autor de libros, uno de los más destacados es el publicado en 2009 conjuntamente con Cass R. Sunstein, “Nudge. Improving Decisions About Health, Wealth and Happiness”. Editado este mismo año en español con el título, “Un pequeño empujón. El impulso que necesitas para tomar mejores decisiones sobre salud, dinero y felicidad” (Editorial Taurus)

Más recientemente, en 2015, publicó, “Misbehaving: The Making of Behavioral Economics”. Existe versión electronica descargable en Kindle. Es la que yo mismo estoy utilizando. También existe en español el que no deja de ser una traducción precipitada del anterior, en el que se incluye un prólogo de Manuel Conthe. Por cierto con un llamativo error en el nombre de Daniel Kahneman al que se llama Daniel Kaufmann, “Todo lo que he aprendido con la psicología económica: El encuentro entre la economía y la psicología, y sus implicaciones para los individuos”


Also published on Medium.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Ideas de los economistas conductuales

Post siguiente

Agent-based models como propuesta

Deja tu comentario