La Gran Convergencia Tecnológica del Siglo XXI (IV)

Si la consciencia misma y todo aquello que llamamos humano, puede ser explicado, copiado y reproducido desde los que somos en términos físicos, no es extraño que en la gran convergencia de la que hablamos tenga un papel relevante el mundo de las TIC. Especialmente la tecnología digital que constituye su base, el ordenador con su capacidad de almacenamiento, cálculo, reproducción y transmisión de información que es su principal producto y el software mismo que permite aplicar todo ello a múltiples tareas, incluyendo la simulación del cerebro humano y de aquello que llamamos inteligencia.

La Inteligencia Artificial , especialmente en la versión que suele denominarse en inglés “Strong AI” (Inteligencia Artificial Fuerte), tiene, de hecho, un papel destacadísimo en la revolución de las tres materias a las que anteriormente se ha hecho referencia. No sólo a través del ordenador y de sus capacidades se ha llegado a la decodificación del genoma humano, a la posibilidad de hacer realidad la ingeniería micro y nano electronico- mecánica y a la “ingeniería inversa” aplicada al cerebro, sino que son los especialistas en esta materia los que están impulsando el debate intelectual y social sobre la Gran Convergencia Tecnológica del Siglo XXI y su impacto económico y social.

Ese debate intelectual, es paralelo a los estudios relacionados con las aplicaciones y aspectos prácticos de las tecnologías avanzadas relacionadas con las NBIC. De hecho hay dos tendencias en la sociedades avanzadas. Una es la de búsqueda de las interrelaciones de las nuevas tecnologías con todo tipo de industrias actuales y sus posibles efectos futuros, a la que se ha dedicado un interesante trabajo reciente en nuestro país dirigido por Emilio Fontela. Y otra, la de reflexión y debate intelectual, en la que se incluyen multitud de aspectos, desde los propios relacionados con la manipulación de la fisiología humana, con sus potenciales resultados positivos y negativos, hasta la peligrosidad de estas tecnologías, la ética necesaria para tratar con ellas, el papel de los poderes públicos en su desarrollo, etc…, a la que en parte se dedica este breve trabajo. El primer enfoque es útil pero hay algo que no se debe olvidar: las tecnologías de las que venimos hablando pueden cambiar el mundo desde sus más firmes cimientos. A veces da la impresión que los hombres al aprender a actuar sobre el interior de la materia inorgánica, sobre la orgánica y sobre la gris, pueden estar poniendo a cero la evolución de la humanidad. Todo puede empezar de nuevo desde las “virutas” de lo antiguo.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario