528807-645841.jpg

La Gran Convergencia Tecnológica del Siglo XXI (y IX)

Avances rápidos en las tecnologías convergentes mencionadas pueden tener el potencial de mejorar el funcionamiento en múltiples aspectos de los individuos y la productividad de los países. Entre los ejemplos de resultados esperables se citan los siguientes: mejora destacada de la eficiencia en el trabajo y en el aprendizaje, aumento de las capacidades sensoriales y cognitivas del individuo, cambios revolucionarios en el cuidado de la salud, mejoras en la eficacia de los individuos y de los grupos, creación de técnicas altamente efectivas incluyendo la interacción mente a mente, perfeccionamiento de los interfaces hombre-máquina incluyendo la ingeniería neuro-mórfica para uso industrial y personal, aumento de las capacidades humanas en términos de defensa y seguridad, posibilidad de alcanzar el desarrollo sostenible mediante el uso de herramientas obtenidas de la simbiosis de las tecnologías mencionadas y mejora generalizada del deterioro físico y cognitivo hoy inherente al envejecimiento de la mente humana.

Todo ello viene argumentado en el informe reciente de la National Science Foundation (NSF) de los Estados Unidos Converging Technologies for Human Performance, que se viene comentando, en el que este apartado se apoya profusamente. Tal informe, como también se ha dicho, es el resultado de una primera macro-reunión de trabajo organizada por la NSF y el Departamento de Comercio del Gobierno de los Estados Unidos y celebrada en diciembre de 2001. La publicación en cuestión de más de 400 páginas vio la luz en junio de 2002 y desde entonces, y particularmente a lo largo del 2003, ha sido objeto de múltiples análisis por parte de instituciones gubernamentales y científicas de todo el mundo. La Comisión Europea en particular, lo ha estudiado y sigue estudiando a fondo obteniendo de ello conclusiones para ser utilizadas en sus propios programas de investigación y desarrollo.

Esta primera iniciativa acuñó el acrónimo en inglés NBIC (nano-bio-info-cogno) con el que se recoge la simbiosis de cuatro grandes áreas de la ciencia y la tecnología en las que se están produciendo rápidos avances: 1) nanociencias y nanotecnología; 2) biotecnología y biomedicina, incluyendo la ingeniería genética; 3) tecnologías de la información, incluyendo los ordenadores y las comunicaciones avanzadas; y 4) las ciencias cognitivas, incluyendo las ciencias neurológicas del conocimiento.

Con el nombre de conferencias NBIC se organizan hoy reuniones de seguimiento, importantes, pero con resultados de menor alcance a los conseguidos con la primera reunión y el primer informe.

Dada la importancia asignada a esta gran convergencia tecnológica por los organizadores, se han creado símbolos y esquemas tales como el “tetraedro NBIC”, mostrado arriba, la “flecha NBIC”, mostrada en anteriores entregas de este blog, y figuras como la incluida en la portada del informe, también mostrada con anterioridad.

Con el tetraedro se quiere representar los esfuerzos conjuntos de investigación y desarrollo de productos necesarios entre cada dos áreas como representan las aristas, cada tres como representan las caras y en conjunto como representa el volumen.

La flecha simboliza el esfuerzo conjunto destinado a conseguir objetivos, especialmente en el terreno de la mente y del individuo en su conjunto

La portada que no deja de ser un diseño artístico, pretende mostrar los avances esperados de la simbiosis de estas cuatro áreas científicas en cuanto ala mejora del funcionamiento humano en múltiples aspectos.

Puede dar la impresión por lo dicho hasta ahora que las actuaciones en relación con las tecnologías que forman la base de la gran convergencia tecnológica del siglo XXI, solo se producen en los Estados Unidos. No es así en absoluto. Países como Japón, China y Corea, por ejemplo, tienen grandes proyectos en relación sobre todo con la Biotecnología y la Nanotecnología, superando sus inversiones a las de muchos países desarrollados, incluida España. Europa está preocupada y activa sobre la materia, y fruto de lo primero lo constituye el informe de la Comisión Europea, “Covergimg Technologies. Shaping the Future of European Societies”, publicado en el 2004, Se trata de una réplica al informe americano, mucho más corto, mucho más simple, de mucho menos alcance y ciertamente pacato, en cuanto a las implicaciones sociales y económicas de la convergencia de la que venimos hablando. Las actuaciones de centros de investigación, laboratorios y empresas son, por el contrario, tan abiertas, tan innovadoras y tan impregnadas de futuro como las americanas.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario