2809094-3982137.jpg

La habitación china

Kurzweil tiene muchos críticos y la posibilidad de hacer máquinas, no, inteligentes, que ya las hay en ambundancia hasta un cierto nivel de inteligencia, sino reflexivas y conscientes, es difícil de creer. La consciencia sigue siendo un misterio y de esa forma será muy difícil reproducirla. La complejidad, las interrelaciones y la velocidad de cálculo y de comunicación hacia las que vamos aceleradamente en los ordenadores, es una condición necesaria, pero no sabemos si será suficiente. La interrelación de las tecnologías de la información, con la nanotecnología, la biotecnología y la cognotecnología, además de la simbiosis de ellas con la fisiología humana, hace el asunto algo más probable.

La Inteligencia Artificial Fuerte está hoy relacionada con la posibilidad de la creación sintética de la vida. No siempre ha sido así sin embargo, ya que originalmente se pensaba crear la inteligencia y la consciencia en el ordenador a través de la reproducción o réplica de la complejidad de las neuronas y las sinapsis mediante la correspondiente programación avanzada. La complejidad tecnológica que se puede obtener con un crecimiento exponencial de las tecnologías de la información es lo que da fuerza a las explicaciones de Kurzweil en relación con ello, pero cuando este autor dice hoy que habremos conseguido replicar la inteligencia humana en una máquina en 2020, parece que se refiere a una mezcla de tecnologías y de simbiosis entre la fisiología humana y las máquinas. Habla de crecimientos exponenciales no sólo de las tecnologías de la información, sino también de la nanotecnología, de la biología y de otras tecnologías relacionadas, que según él se estarían transformando ya en tecnologías de la información. Tal como se dijo en un post anterior se puede esperar mucho más desde luego de la interrelación de los “wetware”, “hardware” y “software” biológicos que de la programación informática sola. La IAF es hoy, de hecho, un terreno en el que trabajan juntos, neurocientíficos, biólogos, psicólogos, físicos, informáticos y otros profesionales.

Todavía, no obstante, hay muchas personas y muchos investigadores que la consideran un dominio de la Informática. De hecho al hablar de la posible vida sintética se suelen mencionar la vida húmeda (la verdadera vida), la vida seca (la de la programación en ordenador) y la vida virtual. Las dos últimas son consideradas como el lugar natural de actividad de la IAF actual concebida como algo ligado estrictamente a las tecnologías de la información. Hay además otras formas de enfocar la investigación sobre la reproducción de la inteligencia tal como se verá enseguida.

El enfoque meramente informático de la creación de inteligencia, pensamiento, sensibilidad y consciencia es el que más críticas ha recibido de filósofos, biólogos y físicos. Kurzweil en concreto ha recibido grandes críticas públicas siendo destacable el hecho de que, a pesar de ello, este autor cada vez está más convencido de la veracidad de sus predicciones. Dos documentales sobre su obra, uno con el mismo nombre de su libro, “Singularity is Near”, y otro con el de “The Trascendent Man”, se han realizado recientemente y están siendo distribuidos en estos días. Se difunden en ellos sus ideas y se afianzan sus predicciones.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Las predicciones de “The Futurist” para 2011

Post siguiente

Un resumen de las ideas de Kurzweil

Deja tu comentario