3594046-51999641.jpg

La medicina medieval en otras culturas

Concluimos en este post la revisión breve de la evolución histórica de la medicina que iniciamos varios posts atrás con la intención de dar un paso más en el análisis de la racionalidad humana desde los comienzos lejanos del mundo que conocemos. Abordamos en él la marcha y desarrollo de la medicina en la época medieval pero en otras regiones distintas de la Europa occidental. Revisamos someramente lo coseguido en Bizancio, lo realizado en la India y China y lo llevado a cabo por los árabes en esa larga época vivida por la humanidad.

Dejamos nuestro análisis a las puertas de la Edad Moderna, es decir, justo al comienzo de la consolidación de la ciencia como la conocemos hoy. Nuestro análisis de la historia de la medicina concluye con la confirmación de que esta materia constituye la primera ciencia creada por los hombres, cuestión que ya habíamos adelantado en posts anteriores.

En los próximos posts volveremos a la corriente principal de reflexión de este blog, es decir, nos adentraremos en la obra de Isaac Newton, Leibnitz, Descartes y otros fundadores de la racionalidad científico-tecnológica actual.

En lo relativo a la medicina, y por continuar con nuestras reflexiones, el estancamiento europeo apuntado no tuvo lugar en otras regiones del mundo. En el imperio romano oriental, Imperio Bizantino o Bizancio, la medicina siguió avanzando y se acumularon y recogieron en grandes obras los conocimientos de la época. Los manuales de Historia de la Medicina mencionan, por ejemplo, a Oribasio de Pérgamo (325 – 403 d. C.) que recopiló en 70 volúmenes todos los conocimientos sobre medicina existentes en aquellos tiempos. Existieron también médicos como Alejandro de Tralles (525 – 605), que pasa por ser el mejor de la época, Aetius de Amida, y otros, que además de practicar la medicina fueron autores de manuales y recopiladores de conocimientos en grandes publicaciones de aquel tiempo (1).

Pablo de Egina o Paulus Aegineta (625 – 690), autor de Epítome, Hypomnema o Memorándum, siete volúmenes que recogen los conocimientos existentes en el siglo VII sobre medicina, cirugía y obstetricia, fue otro destacado médico, considerado también por algunos autores como el mejor de su tiempo.

Se crearon además muchas escuelas de medicina y existe una larga lista de médicos bizantinos, que, por cierto, los últimos de ellos, pasaron a occidente cuando Constantinopla cayó en manos turcas en 1453.

En la India y China también la medicina siguió avanzando en la época medieval y, por supuesto, los árabes contribuyeron en aquellos años de forma destacada al desarrollo de esta disciplina.

En la India, aparte de considerar la salud como el resultado de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu, se avanzó mucho a partir del siglo IV d C. y se llegó a establecer hasta ocho disciplinas diferentes para conseguir la salud: medicina interna; cirugía y anatomía; otorrinolaringología; pediatría; psiquiatría; toxicología; ciencia del rejuvenecimiento, y ciencia de la fertilidad. Se estableció también en esa época una lista de diez conocimientos prácticos imprescindibles para ejercer la medicina: destilación; habilidades operativas; farmacia; preparación de álcalis y así hasta diez, que pueden encontrarse en manuales de medicina antigua.

En la China la medicina surge muy relacionada a las interpretaciones del Taoísmo y muy apegada al equilibrio marcado por el Yin y el Yan. A pesar de sus logros iniciales en la antigüedad, incluyendo el desarrollo de la acupuntura, se quedó rezagada respecto a la medicina griega, aunque posteriormente, a partir del siglo I y hasta el siglo VI d. C., tuvo un desarrollo espectacular tanto en el diagnóstico y en la explicación de las causas de las enfermedades como en su tratamiento.

En cuanto a los árabes se puede decir que hay muchos médicos famosos en la época medieval, que coincidió, como sabemos, con la expansión y el declinar del Islam, entre ellos: Hunayn ibn Ishaq (808-873), quien fundó la primera escuela médica del Islam; Al-Razi (865-932), creador de la escuela de medicina de Bagdad y el primero que utilizó el alcohol como desinfectante; Avicena (980 – 1037) médico y filósofo persa que escribió numerosos libros de temas muy variados aunque con predominio de los de carácter médico.

En el califato de Córdoba bajo Abderramán III brilló el médico y científico Abulcasis (936 – 1030) catalogado en obras posteriores como el primer cirujano especializado del mundo islámico.

Más adelante en la época de esplendor de Al-Ándalus, surgieron médicos destacados como Avempace (1080 – 1138), Averroes (1126-1198) y Maimónides (1135 – 1204), este último que era judío vivió en Córdoba y contribuyó de forma destacada a la medicina y al pensamiento árabe.

Asimismo, Ibn Nafis (1210 ó 1213 – 1288) fue un notable médico sirio que descubrió el sistema cardiovascular, asunto que fue retomado en el siglo XVII por el gran médico e investigador inglés William Harvey.

Y también en Al-Ándalus pero ya en el reino de Granada, Al-Safra (1280? -1360), médico del sultán de la época, aportó conocimientos muy diversos sobre tumores y otras enfermedades.

Para ver lo que la Grecia clásica y la Edad Media dieron de sí en cuanto al desarrollo de los conocimientos científicos, y como resumen, se nos ocurre mencionar un hecho y una afirmación. El primero se refiere a que para el Islam sólo existieron dos ciencias, la Teología que se ocupaba de la salvación del alma y la Medicina que se ocupaba de la salvación del cuerpo. En cuanto a la afirmación, se atribuye al médico griego ya mencionado, Erasístrato, precursor del empirismo, quien dejó dicho: “corto y hábil es el sendero de la especulación, pero no conduce a ninguna parte; largo y penoso es el camino del experimento, pero nos lleva a conocer la verdad”

Es decir, y como síntesis, que: 1) la medicina es la primera verdadera ciencia inventada por el hombre; 2) surgió muy tempranamente en comparación con otras ciencias; 3) fue también muy pronto en el tiempo una verdadera profesión; 4) en su desarrollo se mezcla la especulación racionalista con la experiencia y la experimentación; 5) los instrumentos y las herramientas físicas se utilizan muy tempranamente y se relaciona estrechamente con su práctica y con la adquisición de conocimientos; 6) su objeto que es el cuerpo humano está siempre muy cerca de los hombres, así como sus necesidades; 7) actuar sobre él y evitar y curar la enfermedad y el mal es algo cercano, directo y perentorio; 8) formular reglas y leyes así como generar conocimientos múltiples y recopilarlos fue siempre una actividad importante en ella; 9) la búsqueda de la evidencia y la demostración en forma de resultados obtenidos constituyó pronto uno de los pilares de su evolución; entre otras características de las ciencias como las concebimos hoy.
_____________________________________
(1). En todo lo que venimos escribiendo sobre medicina, no tengo que insistir en que se utilizan diversos manuales y diversas entradas en Internet. Wikipedia, a pesar del miedo que nos da citarla todavía como fuente seria de información, es utilísima para la labor de apoyo que se intenta en este blog con esas referencias al desarrollo de los conocimientos en ciertas materias, al estudio de la evolución de la Ciencia y la Tecnología en general y a la aparición de la racionalidad científico-tecnológica de la que dependemos hoy. Se han utilizado diversos manuales y entradas en Internet pero entre los más importantes se pueden mencionar: “Historia de la medicina” de Jose Babini, Gedisa, 2000. “Historia de la medicina – 3ª” de Francisco Guerra Pérez , Ediciones Norma Capitel, 2007. “Breve historia de la medicina” de José María López Piñero, El libro de Bolsillo, 2000. En cuanto a Wikipedia, hemos utilizado varias entradas pero la más visitada ha sido http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_medicina

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

La historia de la medicina en forma de vídeo

Post siguiente

La medicina en la Europa medieval

Deja tu comentario