2999395-42658001.jpg

La vuelta periódica a los griegos

Aunque el contenido de este post se refiere a la vuelta continua a los griegos y al pensamiento clásico, que en Europa fue una constante durante muchos siglos, hemos incluido una figura de otro de los inventos de la época griega. Se trata del tornillo de Arquímedes, un invento del siglo III a. C. adjudicado a este importante personaje de la antigüedad. Tratamos así de recorrer el proceso de combinación de la reflexión y el conocimiento intelectual con el techné o la tecnología que ha sido la historia de la humanidad y del que hemos surgido los hombres actuales.

Toda nuestra cultura occidental, nuestra consciencia y nuestra capacidad para preguntarnos sobre lo que somos, sobre lo que hacemos aquí y sobre las leyes que gobiernan nuestro mundo, surgen de los griegos, en una región geográfica europea muy localizada y en un periodo preciso de la historia.

A los griegos hemos vuelto, como se ha indicado ya, cada vez que hemos querido impulsar nuestro desarrollo intelectual, hacernos más humanos y unirnos más a nuestro mundo físico. Al menos así fue hasta el Renacimiento y la Ilustración. Por eso resulta pertinente preguntase por lo que ocurrió con ellos y sus escuelas (pitagórica, Academia, Liceo y otras).

Grecia, como se sabe, fue conquistada por los romanos hacia los años 148 y 124 a. C. Desde entonces pasó a depender del Imperio Romano. La Academia de Platón se mantuvo activa hasta el año 86 a. C., si es cierta la información disponible en Internet y en otras fuentes históricas. En dicho año fue destruida por la potencia conquistadora. Posteriormente, en el siglo III, existieron otras escuelas neoplatónicas, entre ellas, las de Alejandría, Atenas, Siria y Pérgamo, de las que surgieron filósofos importantes como Plotino /205-270), que enseñó en Roma a partir del año 244 de nuestra era, su discípulo Porfirio (232-304) y otros seguidores como Jámblico (245-325) y Procio. Estos dos últimos adaptaron el pensamiento de Platón al politeísmo romano y lucharon contra el cristianismo que se imponía entonces en el Imperio.

Por esas ideas contrarias a la religión que entonces se extendía, la escuela neoplatónica de Atenas fue definitivamente cerrada en el año 529 por un edicto del emperador Justiniano I del Imperio Romano de Oriente. La escuela de Alejandría subsistió bastantes años más en parte porque se había alejado del neoplatonismo.

Para entonces el cristianismo se había difundido ampliamente, particularmente por la Europa Occidental, y tres de los cuatro grandes padres del la iglesia latina, Jerónimo de Estridón (340-420), Agustín de Hipona (354-430), y Ambrosio de Milán (340-397) habían creado la mayor parte del conjunto doctrinal considerado como fundamento de la fe y de la ortodoxia de la iglesia católica. El cuarto de ellos, Gregorio Magno (540-604), nació pocos años después de la desaparición de la escuela neoplatónica de Atenas (año 540) y casi cien años después de la desaparición de Agustín (430).

Pero, San Agustín en concreto, tuvo influencia platónica a través de la que resolvió los problemas que le planteaban el materialismo y el mal. Fue antes de que de la mano de San Ambrosio y de la lectura de San Pablo se convirtiera al catolicismo.

_______________________________________________
El libro reciente del gran filósofo español, Emilio Lledó, “El origen del Diálogo y la Ética. Una introducción al penasamiento de Platón y Aristóteles”, es una muestra de la siempre presente labor de los griegos.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario