2228448-3110676.jpg

Materialismo y determinismo biológico

Para que el materialismo y determinismo biológico actual tenga éxito es necesario refutar u olviar interpretaciones diferents sobre nuestro mundo y el papel en él del ser humano

Goswami, el autor sobre el que hablamos en la entrega anterior, explica que para que la idea materialista de la Biología se impusiera ha habido que desmantelar tres interpretaciones paralelas a ella sobre nuestro mudo.

Una, la idea de propósito, causas finales o teleología, según la cual tenemos un destino final y algo más que la química y la física guía nuestra evolución. Por cierto que los biólogos utilizan el término análogo de teleonomía queriendo explicar con ello que el propósito no es real sino aparente.

Dos, el lamarckismo, relacionado con la herencia de los caracteres adquiridos que fue formulado por Jean Baptiste de Monet, señor de Lamarck, cuarenta años antes que el darwinismo y que se relaciona hoy con las ideas organísmicas en general. La creación de los órganos y sus especificidad a partir de las misma células es algo no resuelto, como muchas otras cosas, en el evolucionismo actual.

Lamarck sugirió que la adaptación al medio de los seres vivos se produce hacia atrás, es decir que los condicionantes medioambientales actúan al final sobre nuestros componentes hereditarios. Esto no encaja con el evolucionismo actual en el que la herencia se transmite solo en una dirección, pasa del ADN a las proteínas a través de ARN y de ahí la información contenida en los genes desencadena todo el proceso de la vida.

Y tres, todo lo relacionado con la energía vital, tratado desde antiguo por los vitalistas, en el que el concepto de élan vital, acuñado por el filósofo francés Henrí Bergson, resultaba fundamental. Goswami recuerda, alrededor de este tema, que antes de la aparición de la Biología Molecular el vitalismo era muy popular entre los biólogos. Dada su conexión con el dualismo, es decir, la existencia de dos sustancias totalmente distintas, la material y la espiritual, y teniendo en cuenta la pérdida de actualidad de este último concepto, no es extraño que la vida para una mayoría de biólogos actuales no sea otra cosa que una interconexión fisico-química.

Crítica ampliamente en este sentido el olvido de los biólogos de los fenómenos psicológicos profundos y su desconocimiento de la psicología transpersonal, mencionando prácticas de curación de enfermedades orientales como la ayurveda y occidentales como la homeopatía. Y, mucho más importante, hace referencia a científicos especializados en la complejidad, entre los que hay bastantes biólogos, para los que la vida surge de la autorganización, que va mucho más allá de los fenómenos biológicos moleculares. Cita también a Humberto Maturana y otros biólogos teóricos, para los cuales la célula viva tiene la capacidad de saber o ser consciente de información específica.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Dinámicas de cambio

Post siguiente

Darwinismo y Diseño Inteligente

Deja tu comentario