2100584-2916510.jpg

Metodologías y técnicas para la creatividad y la inventiva

Los métodos y técnicas para impulsar la imaginación, la creatividad y la inventiva son muy populares hoy. A mencionar algunos de ellos se dedica esta entrega

En relación con la innovación como labor de los centros de I+D y de las empresas hay mucha teoría explicativa sobre cómo conseguirlo y muchas técnicas orientadas a impulsarlo. Uno de los últimos números de la prestigiosa revista Harvard Business Review (HBR), por ejemplo, dedica cuatro artículos al tema (HBR, 2009). Aborda en concreto temas tan empresariales como la búsqueda de innovadores dentro de la propia empresa, el outsourcing o la apertura al exterior de la empresa de la innovación, la creación de una carrera profesional para los innovadores dentro de la empresa y la utilización de las redes sociales en Internet para innovar.

Hay también muchas técnicas para impulsar las funciones previas de imaginar y generar ideas, crear e inventar. Asumiendo el riesgo de formar parte de ese grupo de expertos que explican muy bien las cosas pero que no las hacen, al que me refería anteriormente, podría indicar algo sobre varias de ellas.

En el terreno de la activación organizada de la imaginación se puede acudir a técnicas tales como el tradicional proceso de prueba y error, el Brainstorming, o tormenta de ideas; el Benchmarking, o seguimiento del líder; los actos de Serendipity, o búsqueda aleatoria de felices ideas; la Sinéctica, o reproducción consciente de los fenómenos inconscientes de imaginación y creatividad a través de la conjunción de elementos distintos y aparentemente irrelevantes; y otras.

En cuanto a la creatividad, y ya sabemos que imaginación, creatividad, inventiva e innovación son tareas que se solapan y entrecruzan, son muy populares las técnicas de “pensamiento lateral”, la de “los seis sombreros para pensar” y otras aportadas por Edward de Bono; las ideas aportadas por la teoría de las catástrofes de René Thom y Christopher Zeeman que da importancia a la bifurcación, a la singularidad y al equilibrio estable; los fractales de Benoit Mandelbrot; el pensamiento complejo de Edgar Morin con sus conceptos de lógicas generativa, dialéctica y arborescente y los tres principios: dialógico, de recursividad organizacional y hologramático (Morin, 1994); la Teoría el Caos surgida del estudio del comportamiento impredecible de los sistemas dinámicos; el Análisis Formológico, muy utilizado en Prospectiva; y, en fin, la teoría de los Mapas Mentales y las técnicas del MInd Mapping difundidas por Tony y Barry Buzan, que tienen similaridades con las redes semánticas y los modelos cognocitivos; el Análisis Morfológico, entre muchas otras.

Respecto a la inventiva hay también muchas técnicas posibles destinadas a impulsarla pero sólo mencionaré dos: la denominada TRIZ o “Teoría para Resolver Problemas de Inventiva” y la llamada QFD o “Quality Function Deployment”.

La primera fue introducida por el ruso Genrich S. Altshuller (1926-1999) que fue interventor de patentes en la Unión Soviética y revisó a fondo más de 200.000 solicitudes de patentes. Se interesó al realizar su trabajo por los problemas de inventiva y cómo solucionarlos y encontró que hay patrones generales que se pueden aplicar a inventos de cualquier tipo, creando una sistemática para abordar paso a paso los procesos de invención.

La segunda es una metodología introducida por el japonés Yoji Akao en 1966 quien combinó los enfoques aportados por el aseguramiento de la calidad con los de la ingeniería del valor. Consiste en relacionar a través de una serie de matrices interconectadas las demandas de calidad de los clientes, con el diseño del producto, su ingeniería y su producción.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario