whathavewelearned-akerlof

La nueva política macroeconómica

Terminamos en el presente post el resumen del capítulo de conclusiones que escribe el Premio Nobel de Economía George A. Akerlof en el libro What have we learned?, que venimos comentando, y comenzamos el resumen de las que hace Oliver Blanchard. Cada coautor del libro elabora un capítulo de conclusiones, refiriéndose, claro está, a aspectos distintos de lo tratado en la conferencia de la que el libro procede. En los próximos posts además de terminar las conclusiones de Blanchard seguiremeos resumiendo las de David Romer y Joseph Stiglitz.

Nueva política macroeconómica
Continuando con las conclusiones de George Akerlof habría que añadir su referencia a trabajos recientes en los que se distingue entre crisis financieras y crisis normales, así como a la mayor duración de la recuperación de las primeras en comparación con las segundas. También, a que la gravedad de dichas crisis financieras está fuertemente relacionada con la cuantía de la deuda existente en el sistema.

Se adentra entonces en cómo medir la deuda existente en una época en la que hay un sistema financiero alternativo, un sistema en la sombra formado por los hedge funds, los derivados y otros instrumentos de financiación.

Dicho sistema puede suavizar la salida de la crisis al introducir más liquidez en el sistema, pero puede también exacerbarla al aumentar el juego y la especulación. Eso fue lo que ocurrió al principio de la crisis en los Estados Unidos.

Es decir, que la economía financiera que hemos creado entre todos no sólo está separada de la real sino que crea burbujas internas continuamente, las cuales a su vez dan lugar a crisis financieras que serán cada vez más frecuentes por lo que estamos viendo.

Repensando la política macroeconómica según Blanchard

El siguiente capítulo de conclusiones se debe a Olivier Blanchard, Economista Jefe del Fondo Monetario Internacional y organizador de la conferencia. Se refiere en él a la regulación financiera, al papel general del sector financiero, a las herramientas macroprudenciales y su relación con las microprudenciales, a la política monetaria, al nivel de deuda sostenible y a otros aspectos menos técnicos como el papel de la comunicación y la publicidad en relación con la política económica.

Regulación financiera

Sobre la regulación financiera recoge la posición de muchos participantes en la conferencia en el sentido de señalar la necesidad de más regulación en el sistema financiero tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

Una de las regulaciones que menciona, sobre los que todos tenemos opinión, tiene que ver con el aumento de los ratios de capital en los bancos. Dichos ratios miden el valor del capital de un determinado banco en relación con los riesgos adquiridos, es decir, con los créditos concedidos y otros compromisos financieros. De momento, en la mayoría de los países desarrollados esos ratios son muy bajos y su incremento supondría disponer de unos sistemas financieros más sólidos. Ni que decir tiene que unos participantes en la reunión eran partidarios de dicho incremento y otros no al suponer que destruirían el sistema bancario.

También hace referencia al posible control de los flujos de capital a corto plazo que tanta volatilidad introducen a veces en las economías de determinados países. No hay conclusiones definitivas sobre este punto. Unos consideraron en la reunión que dicho control era necesario, otros que no, y otros, por fin, que los flujos de capital a corto plazo no tienen al final gran impacto en la marcha de la economía del país que los recibe.

El papel del sector financiero

En cuanto al papel del sector financiero en el conjunto de la economía de los países, el famoso tema de la economía real y la economía financiera, también hubo al parecer opiniones diversas. Unos creían que hay separación entre el mundo financiero y el real y hablaron de la existencia de ciclos diferentes en ambos mundos, con las dificultades que eso supone en términos de actuación sobre ambos. Otros creían que aunque no existan ciclos desplazados entre una parte y otra de la economía los shocks financieros constituyen una fuente adicional de perturbación y sobre todo una fuente muy importante de amplificación de las crisis.

También hubo opiniones distintas en cuanto a si el sistema financiero y los shocks de tipo financiero necesitarían ser incorporados a la teoría económica y en concreto a instrumentos como el modelo de las curvas IS-LM. Unos creían que debían incorporarse y otros pensaban que para la dilatada frecuencia con la que tales shocks se producen quizá no merezca la pena hacer nada en la teoría económica existente.

También se trató el tema del papel de los bancos centrales en cuanto a la estabilidad financiera y la estabilidad de todo el sistema económico, no siendo para Blanchard muy concluyentes las posiciones de los distintos participantes que abordaron esta cuestión en la reunión. Unos se inclinaban por no asignar a los bancos centrales más misión que la de controlar la inflación, o en todo caso, y tras la crisis actual, controlar el crecimiento nominal de la economía, mientras que otros pensaban que habría que asignarles misiones más amplias relacionadas con la estabilidad macroeconómica del sistema. De la mano de esa necesidad de que los bancos centrales se ocupen de la estabilidad financiera surge el siguiente tema que Blanchard aborda, el de las herramientas macroprudenciales, de las que hablaremos en el siguiente post

 

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Sistema financiero: medidas macroprudenciales

Post siguiente

Insuflar liquidez para salir de la crisis

Deja tu comentario