First_Goetheanum

Rudolf Steiner y la Antroposofía

Lo primero es pedir perdón a los seguidores de este blog — a los que agradezco su interés y su fidelidad — por la sequía de entradas de los últimos dos meses. Se ha debido, entre otros motivos, a la falta material de tiempo, no para la redacción en sí, sino para el estudio y la investigación que este blog lleva consigo. No es, como bien se sabe, un blog absolutamente original, pues se apoya en otros trabajos y hace uso intensivo de Wikipedia, y otras fuentes de la Red, pero tampoco es un trabajo de cortar y pegar. Estudiamos los temas, los analizamos, tratamos de entenderlos y los resumimos, todo ello con un hilo conductor muy claro que no es otro que el de profundizar en temas de consciencia y de Inteligencia Artificial Fuerte. Volvemos en este post al tema del esoterismo, en el que hemos entrado digamos que, “por necesidades del guión”, ya que no es posible adentrase en la Cognotecnología, o tecnología relacionada con tal Inteligencia cercana a la capacidad de consciencia del hombre, sin analizar todos los esfuerzos realizados a través de la historia para entender la mente, el espíritu y el ego interno de los humanos. Lo hacemos refiriéndonos a la destacada e interesante figura de Rudolf Steiner.

Rudolf Steiner y la Antroposofía
El siguiente gran esotérico que Gary Lachman (nacido en 1955) trata en su libro, Una historia secreta de la consciencia, es Rudolf Steiner (1861 – 1925). A él ha dedicado un libro posterior con el título, Rudolf Steiner: An Introduction to His Life and Work.  Si no me confundo con las fechas la versión original en inglés del primero es de 2003 y la del segundo de 2007, mientras que las versiones en español de la editorial Atalanta, son respectivamente de 2013 el primero y de 2012 el segundo. Como se ve el orden de publicación en español es inverso al de las versiones originales en inglés y se ha producido con unos años de retraso. Después de esos dos, Lachman ha seguido publicando a un ritmo de más de un libro por año, o por decirlo con precisión, después del dedicado cien por cien a Steiner ha publicado nueve libros más.

Es muy de agradecer la labor de Lachman, no sólo por tratar el tema de la consciencia, asunto fundamental de los esotéricos desde sus comienzos y que en la actualidad está atrayendo la atención de muchos estudiosos, sino por analizar la destacada obra de Steiner. Se trata de un autor muy conocido en el mundo del esoterismo y sólo basta pasarse por la sección dedicada a este tema en cualquier librería para encontrase una gran abundancia de textos escritos por él o dedicados a él.

El asunto es interesante porque este autor, nacido  en Donji Kraljevec, que era parte entonces del imperio austro-húngaro y hoy forma parte de Croacia, fue un conocido y reputado erudito literario, educador, artista, autor teatral, pensador social y filósofo, además de ocultista o esotérico. Fue en todo una persona muy activa y muy prolífica y le interesaron todas las áreas mencionadas no sólo desde un punto de vista teórico sino desde el práctico y desde las realizaciones concretas. Trabajó, por ejemplo, en temas de educación avanzada (creó la educación Waldorf), en arquitectura, en medicina y en temas muy específicos de agricultura  y jardinería, terreno en el que aportó sus ideas sobre lo que llamó “Agricultura biodinámica”, una forma temprana de ecologismo.

Si a todo eso añadimos que fue un activista social, que fundó instituciones y asociaciones diversas, que se opuso públicamente a Hitler y a los nazis, defendió activamente a los judíos y alertó sobre los peligros para Europa Central de que los nacional socialistas llegaran al poder, no es difícil que sintamos interés y admiración por su vida y su obra.

Ambas, vida y obra, son muy notables y en todo lo que hizo tuvo posiciones muy originales, siendo curioso que no sea más conocido y mencionado, asunto que quizá tenga que ver con su militancia en el esoterismo y su espiritualismo.

Es cierto que formó parte de tales grupos y se ha escrito que recibió influencias de  Madame Blavatsky  (1831 – 1891) y Annie Besant  (1847 – 1933), la fundadora y tercera presidenta, después del Coronel Olcott  (1832 – 1907), de la  Sociedad Teosófica, aunque Steiner indicó siempre que sus ideas eran genuinas y provenían de sus propias percepciones y vivencias espirituales.

Fue durante algún tiempo secretario general de la sección alemana de la Sociedad Teosófica y en 1904, Annie Besant, que ya era presidenta, lo nombró dirigente de dicha sección para Alemania y Austria. Como en tantas otras cosas  de las que se ocupó impulsó la actividad de la Sociedad Teosófica y él mismo dio conferencias sobres espiritualismo (o ciencia espiritual en sus propias palabras) y teosofía por toda Europa. Siempre fue muy original en sus ideas y, como hemos dicho, se basó en sus propias investigaciones, por lo que no resultó extraño que rompiera con la Sociedad Teosófica, hecho que tuvo lugar entre 1912 y 1913.

Steiner y la mayor parte de los miembros de la Sociedad en Alemania y Austria crearon la Sociedad Antroposófica, de inspiración directa de este autor y cuyo objetivo en línea con su nombre es la “sabiduría del ser humano”. Teosofía es más la sabiduría espiritual de inspiración divina ya que en el término se combinan las dos palabras griegas teo (Dios) y sophos (sabiduría). Las dos sociedades por cierto, la Teosófica y la Antroposófica (fundada en 1923, solo dos años antes de la muerte de Steiner), siguen vivas hoy y mantienen secciones en muchos países del mundo. En España, por ejemplo, las dos organizan cursos de verano y actividades diversas a lo largo del año. La primera tiene su sede en Cataluña y la segunda en Madrid.

 

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario