2717486-3844284.jpg

Un paso más hacia la ingeniería inversa del cerebro (I)

Tenemos una ocasión importante de ver las posibilidades que tiene la Ingeniería Inversa del Cerebro de conseguir sus objetivos leyendo el nuevo libro de Antonio Damasio, “Y el cerebro creó al hombre”. Es un libro de un neurocientífico que aunque trata de ser divulgativo resulta un poco complicado para los no especializados en la materia. Resulta obligado, no obstante, hacer referencia a él en este blog dado su relación directa con las tecnologías del cerebro y de la mente al que el blog se refiere

Algunos futuristas, entre ellos Ray Kurzweil, al que hemos hecho repetidas referencias en este blog, han hablado de la posibilidad de que el contenido de la mente de una persona, toda su experiencia vital e intelectual, pueda con el tiempo cargarse en un ordenador y, la persona o “su mente”, vivir virtualmente para siempre después de su muerte física. También creen que la “inteligencia artificial fuerte” será pronto una realidad y que los ordenadores reproducirán la inteligencia humana, la introspección, los sentimientos y la conciencia.

Algo de ese tipo se ve un poco más cerca de nosotros leyendo la última obra de Antonio Damasio a la cual se dedican el presente y los tres posts que siguen. Se trata de una obra mucho más científica que otras anteriores de este autor, en la que parece “echar el resto” en cuanto a lo que se conoce hoy sobre la conciencia y su aparición en el hombre y en cuanto a lo que Damasio mismo como científico ha aportado a este tema. Los que trabajan en la ingeniería inversa del cerebro (reproducir en un ordenador lo que hace el cerebro) se sentirán muy contentos con este libro, aunque como ya se ha dicho en este blog, hay muchos científicos que no creen en la posibilidad de que la conciencia sea reproducible.

La pregunta que cabría hacerse es, si ambas posibilidades, la reproducción total de la mente humana en una máquina y su conservación en un ordenador, nos gustaría verlas realizadas a muchos de nosotros. Recuerdo a este respecto que Borges al final de su vida decía que “quería morir en cuerpo y alma”. Es algo sorprendente en una persona con las vivencias intelectuales, cognitivas, creativas, sensitivas, y sentimentales –las más placenteras del hombre– como las que él debió tener. ¿Qué piensa usted, le gustaría que todo lo que alberga su mente pudiera ser reproducido y guardado en una especie de gran “ordenador-librería” de mentes humanas?

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

Un paso más hacia la ingeniería inversa del cerebro (II)

Post siguiente

El retorno del “Supply Side”

Deja tu comentario