2717648-3844551.jpg

Un paso más hacia la ingeniería inversa del cerebro (II)

Continuamos en este nuevo post con la revisión del libro de Antonio Damasio “Y el cerebro creó al hombre”. Utilizamos en la ilustración una foto de William James.

Un libro científico, largo y profundo

Es un libro extenso y denso con más de 500 páginas, largas notas, glosario e índice alfabético de términos, en el que el autor mezcla sus conocimientos científicos sobre neurobiología de la mente y sobre los sistemas neuronales –de los que surgen la memoria, el lenguaje, las emociones, la capacidad para tomar decisiones y la conciencia misma– con profundos conocimientos de Filosofía muy relacionados en este caso con William James y otros filósofos pragmáticos americanos.

Para hablar de la conciencia Damasio, en paralelo con su actividad como neurocientífico, ha buceado profundamente en la Filosofía y en la Psicología, cosa que yo aconsejo fuertemente. En este caso, como digo, ha manejado a fondo el pragmatismo americano y muy concretamente a uno de sus fundadores: William James. Este importante pensador fue filósofo y psicólogo, constituyendo su obra “Principios de psicología” publicada en 1890, uno de los monumentos de la Psicología científica que por aquellos años se desarrollaba en el mundo. El iniciador de esta materia en los tiempos modernos, como es sabido, fue el fisiólogo, psicólogo y filósofo alemán Wilhem Wundt nacido en Neckarau, cerca de Mannheim, sólo diez años antes que James (Nueva York 1842).

Apoyándose en James, Damasio introduce en el preámbulo de su obra la noción dual de identidad subjetiva que utiliza a lo largo de toda ella. Se trata del “mí mismo (o sí mismo) como objeto” de una parte y del “sí mismo como sujeto que conoce” de otra. El primero de estos dos conceptos Damasio lo define como “una colección dinámica de procesos neuronales, relacionados con el cuerpo físico de una persona o un animal con cierto nivel de percepción y de actividad mental, que terminan produciendo procesos mentales integrados generadores de mapas e imágenes”. Considera por tanto este autor que la mente es inherente a la actividad de los tejidos cerebrales. Las neuronas son células que se activan por los impulsos que reciben y la asociación o clusters de neuronas interrelacionadas generan imágenes, “patrones neuronales” o mapas en el cerebro. Dichas imágenes no son sólo visuales, sino auditivas, olfativas o de cualquier otro tipo.

Los impulsos que activan las neuronas proceden en gran manera de las percepciones externas producidas en un ser vivo por sus órganos de conexión con su entorno (sentidos) surgidos, todos ellos, para adaptarse a dicho entorno y regular la vida a través de la homeostasis. Dichos impulsos actúan sobre las neuronas y sobre los circuitos entrelazados de ellas generando mapas. Una línea en concreto que podemos ver en un mapa de una ciudad, por ejemplo, corresponderá a cierta alineación de determinadas neuronas, es decir, de un determinado circuito o grupo de neuronas.

Dichos impulsos o, incluso, imágenes preprocesadas, pueden provenir de la memoria y de otras partes del cuerpo, y pueden formar parte también de ciertas imágenes innatas con las que nace el hombre en concreto y quizás otros animales con mente, como dicen los filósofos metafísicos. En la actualidad, como se sabe, se ha abandonado la idea del cerebro como “tabula rasa”.

(Continúa en el siguiente post)

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario