2808692-3981314.jpg

Un resumen de las ideas de Kurzweil

Ray Kurzweil explica en sus conferencias infinidad de asuntos interesantes relacionados con el futuro del ser humano y de la humanidad, pero lo hace desde unas observaciones simples, y a la vez sólidas, relacionadas con el crecimiento exponencial de la tecnología. Se recogen en lo que siguen sus opiniones tal como fueron expresadas en su confrencia de Madrid de junio de 2010.

Las ideas de Kurzweil según el resumen de su conferencia en Madrid mencionada en el post anterior

Lo que Kurzweil explica una y otra vez es el crecimiento exponencial de la tecnología que considera demostrado por casos y leyes muy robustas. Cree en este sentido que muchas de las características del futuro son producto de un mismo fenómeno: el crecimiento exponencial de las tecnologías con particular referencia a las tecnologías de la información.

La idea de que el futuro no se puede predecir resulta no ser verdad en lo relativo al potencial general de las Tecnologías de la Información. De hecho, muchas características relacionadas con estas tecnologías resultan ser notablemente predecibles.

El caso de Facebook, dice este autor, da pie para detenerse en varias características de dichas tecnologías. Se trata de un proyecto iniciado en 2004 por un estudiante de Harvard y que hoy tiene más de 250 millones de usuarios y un valor superior a los 37.000 millones de dólares, lo cual muestra dos cosas: una que las herramientas que pueden producir grandes cambios están hoy en las manos de cualquier persona, no sólo en las manos de las grandes empresas como Telefónica y otras, y son además herramientas cada vez más baratas; y otra, que el ritmo de cambio es cada vez más rápido.

El tiempo necesario para que nuevos inventos se difundan en la sociedad es cada vez más reducido. El teléfono necesitó 50 años para alcanzar un cuarto de la población de los Estados Unidos. El teléfono móvil sólo necesitó 7 años y las redes sociales han requerido sólo 3 años.

Todo es debido al hecho de que determinadas propiedades subyacentes a los fenómenos de cambio tecnológico en el terreno de las Tecnologías de la Información, por ejemplo el número de bits/dólar, el número total de bits que se mueven por la Red, el número de bits que se transmiten en las redes de telecomunicaciones sin hilos y otros, crecen exponencialmente, es decir se duplican cada 11, 12 o 15 meses.

El crecimiento exponencial no es intuitivo.

Los hombres estamos acostumbrados a un mundo lineal. La inteligencia se ha desarrollado para poder hacer predicciones y el hombre a través de su historia se acostumbró a las predicciones lineales. A corto plazo no hay mucha diferencia entre un proceso lineal y uno exponencial, pero después de 30 pasos, en el que los valores sucesivos sean 1, 2, 3…, por ejemplo, tendremos ese mismo valor, es decir 30, en el primer caso, mientras que el caso exponencial con los pasos de 2, 4, 8…, tendremos un billón.

Estas consideraciones no son conjeturas científicas, son hechos vistos, observados y medidos y que se mantienen estables a lo largo de los años sin importar qué acontecimientos políticos han tenido lugar, las guerras o los periodos de paz, las crisis o las etapas estables.

Son fenómenos que hacen muy predecibles determinados aspectos de las Tecnologías de la Información. Desde mis tiempos en la Universidad hasta ahora la capacidad de cálculo de los ordenadores, su memoria o su capacidad de comunicación se han multiplicado por un billón.

Si eso ha ocurrido en los últimos veinticinco años, ¿qué puede ocurrir en los próximos veinticinco?

Seguramente tendremos ordenadores en la corriente de nuestra sangre, ya que la miniaturización es otro de los fenómenos que están teniendo lugar al mismo ritmo.

Creatividad y capacidad de democratización de las nuevas tecnologías

No todo se puede predecir, pero las nuevas tecnologías de la información y sus aplicaciones ayudan a la creatividad y se difunden literalmente a todas las personas. Algunos me preguntan si los nuevos instrumentos estarán en las manos de todas las personas y yo les recuerdo el caso de las telecomunicaciones móviles. En el plazo de unos meses habrá tantos teléfonos móviles como habitantes hay el planeta. Hasta los campesinos chinos utilizan teléfonos móviles que les ayudan además en sus tareas agrícolas.

Son tecnologías fuertemente democratizadoras. En los años 80 yo escribí que la Unión Soviética sería barrida por el impacto de las Tecnologías de la Información ya que son tecnologías fuertemente descentralizadoras no compatibles con un sistema fuertemente centralizado como era el de dicha Unión.

La peligrosidad de las nuevas tecnologías

Algunos autores como Bill Joy han resaltado la peligrosidad de las nuevas tecnologías, incluyendo los avances biotécnológicos, y han recomendado su abandono.

Bill Joy, que ha obtenido su información de mis propios libros, especialmente de “La era de las máquinas espirituales”, no tiene razón. Es verdad que las nuevas tecnologías son como un cuchillo de dos filos pero eso ha pasado siempre en la historia de la tecnología.

La historia de la medicina es un ejemplo de cómo los nuevos conocimientos ayudan a la humanidad. La salud de la humanidad era muy deficiente no hace demasiado tiempo. La mejora en el mundo de la medicina ha hecho entre otras cosas que la esperanza de vida aumente de forma impresionante. Un fenómeno, por cierto, que también es exponencial.

Eso además se ha producido con una medicina que se ha desarrollado linealmente, pero la medicina y la biología están empezando a ser tecnologías de la información y por tanto fuertemente afectadas por los crecimientos exponenciales.

La medicina y la biología son desde hace algún tiempo, efectivamente, tecnologías de la información y muestran ya la misma ley de crecimiento exponencial de dichas tecnologías. El caso de la descodificación del genoma humano es una muestra de ello. Incluso la energía, aunque nos cueste entenderlo, será pronto una tecnología de la información.

Kurzweil ilustra sus conferencias con gráficos que muestran el crecimiento exponencial de la tecnología como el incluido aquí.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.
Post anterior

La habitación china

Post siguiente

Hablar de Ingeniería Inversa del Cerebro es hablar de Ray Kurzweil

Deja tu comentario