UNA PARTE IMPORTANTE DE LA COGNOTECNOLOGÍA ESTÁ RELACIONADA CON LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Inteligencia Artificial e Inteligencia Artificial Fuerte (IAF)

Desde los años 70 la investigación en todas la materias constitutivas de la Ciencia Cognitiva ha sido impresionante, mereciedo la pena destacar las aportaciones llevadas a cabo en el terreno de la Psicología, la Filosofía y la Inteligencia Artificial. A ellas hay que unir los avances en la neurociencia, con particular referencia al estudio de las bases biológicas del conocimiento, área en la que destacaron en los años finales de los 70 y todos los 80 los chilenos Humberto Maturana (1928- ) y, sobre todo, Francisco Varela (1946-2001).

IAF y MNT

Los filósofos, biólogos, sicólogos y otros especialistas de las ciencias cognitivas están “acosando” y explicando la última frontera de lo que somos, radicada en la mente. El asalto definitivo a la materia gris vendrá de la mano de la ingeniería inversa del cerebro y a través de ello vendrá la mejora de la capacidad mental de los humanos. Intervendrán en ello de forma destacada los avances en biotecnología y en nanotecnología, pero será la Inteligencia Artificial la que llevará la voz cantante. De hecho, y según Kurzweil, será la Inteligencia Artificial Fuerte (IAF), en colaboración estrecha con la nanotecnología, la que permitirá, primero, identificar todos los mecanismos de funcionamiento del cerebro y, posteriormente, reproducirlos y mejorarlos a través de la mencionada IAF.

Serán las dos últimas tecnologías – nanotecnología y IAF– avanzando en paralelo, las que permitirán la fase final del viaje fantástico a realizar por el hombre en el presente siglo, permitido por la gran convergencia tecnológica de que venimos hablando. La primera, a través de la llamada MNT (Micro and Nano Technology), que estará totalmente desarrollada hacia el año 2025, y la segunda (IAF) que verá su culminación como tecnología en el 2029. En realidad la IAF realizará una aproximación máxima al cerebro y al proceso de pensar, la nanotecnología permitirá descifrar los últimos aspectos de este órgano y de su principal actividad y la IAF, de nuevo, terminará el trabajo.

No habrá límite para la Inteligencia Artificial, aunque mucha gente tiene la impresión que esta materia se ha quedado estancada en los “Sistemas Experto” o en alguna etapa posterior. Nada hay más lejos de la realidad y en muchos libros sobre la materia, incluidos los de Kurzweil, se puede ver su avance espectacular. Las redes bayesianas, los modelos de Markov, las redes neuronales, los algoritmos genéticos, la investigación recursiva, y otras aplicaciones, embebidas hoy en los programas de ordenador nos muestran unas capacidades de cálculo, almacenamiento, combinación, coordinación y otras habilidades de los ordenadores destacadamente superiores a las humanas. No somos muy conscientes de ello pero la Inteligencia Artificial nos rodea por todas partes y controla nuestro mundo. Hoy por hoy a nuestro servicio y bajo nuestro estricto control.

El objetivo es que la IAF supere a la inteligencia humana, pero, al mismo tiempo, que dicha superación esté al servicio del hombre especialmente en cuanto a la mejora y potenciación de su capacidad natural o biológica de pensar. La ultra-inteligencia, necesaria para un mudo radicalmente distinto al actual, será una realidad dentro de este siglo.

Tags:
0 shares
Doctor Ingeniero del ICAI y Catedrático de Economía Aplicada, Adolfo Castilla es también Licenciado en Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid, MBA por Wharton School, Master en Ingeniería de Sistemas e Investigación Operativa por Moore School (Universidad de Pennsylvania). En la actualidad es asimismo Presidente de AESPLAN, Presidente del Capítulo Español de la World Future Society, Miembro del Alto Consejo Consultivo del Instituto de la Ingeniería de España, Profesor de Dirección Estratégica de la Empresa en CEPADE y en la Universidad Antonio de Nebrija.

Deja tu comentario